Ir al contenido principal

¡Hola! Los planes Standard y Essential disponen de prueba gratuita. Suscríbete gratis hoy mismo.

Cómo alojar un sitio web en 5 pasos

Aprende cómo alojar un sitio web en cinco pasos, así como todo lo que necesitas para empezar. Alojar un sitio web es una parte clave del lanzamiento de una web.

Todas las empresas necesitan un sitio web que describa quiénes son y qué ofrecen. Por supuesto, los sitios web difieren según el tipo de negocio que sea. Aunque estés entusiasmado por empezar a diseñar y desarrollar tu sitio web, hay algunas cosas que debes hacer primero.

Antes de publicar un sitio web, debes tener un alojamiento. Lamentablemente, el alojamiento de un sitio web puede parecer difícil si no sabes cómo conseguirlo o si nunca has oído hablar de él. Sin embargo, debes encontrar alojamiento para tu sitio web antes de publicarlo, por lo que investigar ahora puede ahorrarte mucho tiempo más adelante.

Sin alojamiento, no puedes tener un sitio web ni publicar ninguna página en Internet. Puedes alojar un sitio web de diferentes maneras, incluyendo el autoalojamiento o la búsqueda de un proveedor de alojamiento de sitios web que se encargue de todo por ti. Hay muchos tipos de proveedores de alojamiento. Encontrar el adecuado lleva tiempo, especialmente si el proceso de alojamiento de un sitio web es nuevo para ti.

Por suerte, una vez que comprendas los diferentes tipos de alojamiento disponibles y encuentres el proveedor adecuado, podrás acceder fácilmente al alojamiento de sitios web y empezar a crear tu sitio web.

¿Qué es el alojamiento de sitios web?

El alojamiento de sitios web permite que tu sitio web esté en Internet, haciéndolo accesible al público. Puedes crear un sitio web para tu empresa, pero no puedes ponerte en marcha hasta que tengas el alojamiento. En definitiva, no puedes tener un sitio web publicado sin él. Cuando alojas tu sitio web, utilizas espacio en un servidor para almacenar todo el contenido, los archivos y los datos. Los servidores son ordenadores que almacenan y envían datos a los usuarios del sitio web.

Los proveedores de alojamiento de sitios web te dan espacio en sus servidores, lo que facilita el proceso si no quieres usar tu propio servidor o no sabes cómo hacerlo. La forma más fácil de hacer que tu sitio web y su contenido estén en Internet es utilizar un proveedor de alojamiento que garantice su seguridad y se encargue de cualquier problema que surja. Por ejemplo, los proveedores de alojamiento de sitios web ofrecen mantenimiento, actualizaciones de software y seguridad.

También tienes la opción de autoalojarte, que es la mejor manera de alojar tu sitio web. Sin embargo, el autoalojamiento requiere que configures tu propio servidor y red. Aunque el autoalojamiento ofrece más control, no es la opción adecuada para todas las empresas, especialmente si no tienes acceso a alguien con conocimientos técnicos que pueda gestionar el servidor.

El alojamiento de un sitio web es una parte necesaria del proceso de desarrollo del sitio web. Cuando un usuario teclea el nombre del dominio de tu sitio web en la barra de direcciones, el anfitrión del sitio web lo conecta con el servidor y muestra el contenido. El contenido de tu sitio web no puede mostrarse sin el servidor y el anfitrión, por lo que encontrar alojamiento debe ser una prioridad.

Qué se necesitas para alojar un sitio web

Antes de alojar un sitio web, debes comprar un nombre de dominio. El nombre de dominio es la dirección de tu negocio en Internet, por lo que debe ser único y fácil de recordar. La mayoría de las empresas pueden utilizar el nombre de su negocio como el nombre de su dominio porque es fácil de recordar para sus clientes. También puedes encontrar un nombre de dominio gratuito en función de tus necesidades o si estás tratando de experimentar antes de publicar tu sitio web.

Una vez tengas tu nombre de dominio, puedes empezar a buscar diferentes proveedores para alojar tu sitio web. Entre las características clave que hay que tener en cuenta al buscar un modo de alojar un sitio web se encuentran las siguientes:

  • Fiabilidad: no querrás que tu sitio web se caiga en mitad del día, cuando es más probable que los compradores estén conectados. Necesitas una fiabilidad que pueda mejorar el rendimiento de tu sitio web.
  • Seguridad: tu sitio web debe ser seguro, especialmente si quieres que los clientes realicen compras en él. Busca proveedores de alojamiento que ofrezcan actualizaciones, certificados SSL y protección de cortafuegos.
  • Flexibilidad y escalabilidad: un proveedor de alojamiento de sitios web debe ofrecer funciones completas que te permitan ser flexible y tomar las decisiones adecuadas para tu negocio. Además, a medida que tu negocio crezca, necesitarás poder ampliar aumentando el ancho de banda.
  • Facilidad de uso: si eres nuevo en el mundo del alojamiento web, debes ser capaz de utilizar fácilmente las herramientas de alojamiento web sin necesidad de llamar al servicio de atención al cliente para pedir ayuda. Busca herramientas que ofrezcan un diseño fácil de usar para que realizar cambios en tu sitio web sea sencillo.
  • Soporte al cliente: el alojamiento puede ser confuso para los propietarios de negocios que se estrenan en la creación de sitios web, por lo que es posible que tengan que ponerse en contacto con el servicio de soporte al cliente de vez en cuando para obtener ayuda. Un alojamiento de sitios web con amplias opciones de asistencia, como correo electrónico, llamadas telefónicas y mensajería, facilitará la gestión de tu sitio web.

5 pasos para alojar un sitio web

Para crear un sitio web, debes ser capaz de alojarlo y conectar a los visitantes con un servidor donde se almacene y entregue el contenido. Por suerte, cualquier persona con cualquier habilidad puede alojar un sitio web. No es necesario ser un experto en desarrollo para hacerlo.

1. Infórmate

Antes de elegir una opción en lugar de otra, investiga las diferentes formas de alojar un sitio web para asegurarte de tomar la mejor decisión para tu negocio. Por supuesto, el autoalojamiento no es adecuado para todo el mundo, pero también debes investigar los diferentes tipos de alojamiento y proveedores disponibles. Además, las opciones de alojamiento varían de un proveedor a otro, por lo que es una buena idea entender las diferencias antes de comprometerse con uno.

Los tipos de alojamiento más comunes que ofrecen los proveedores son:

  • Alojamiento compartido: una buena opción para los primerizos en el alojamiento de sitios web, el alojamiento compartido almacena tu sitio web en el mismo servidor que otros sitios. En definitiva, todos los dominios compartirán el mismo servidor y sus recursos, incluido el ancho de banda.
  • Alojamiento VPS: el alojamiento en servidores privados virtuales (VPS) ofrece a los propietarios de sitios web un mayor control, aunque no dispongan de un servidor completo dedicado a su sitio. Con el alojamiento VPS, cada sitio web tiene su propio espacio en un servidor, pero sigue compartiendo espacio con otros sitios. Sin embargo, el VPS ofrece más personalización y almacenamiento.
  • Alojamiento dedicado: si esperas una gran cantidad de tráfico y no quieres compartir el espacio del servidor o los recursos con otros sitios, considera el alojamiento dedicado. Con el alojamiento dedicado, los propietarios de los sitios web tienen el máximo control sobre el servidor, ya que tienen un servidor dedicado que es para su uso exclusivo.
  • Alojamiento en la nube: una de las opciones más escalables para alojar un sitio web, el alojamiento en la nube permite ejecutar múltiples aplicaciones con recursos combinados a través de una red. En lugar de tener un servidor, tienes acceso a múltiples servidores.
  • Alojamiento gestionado: la mayoría de los paquetes de alojamiento ofrecen un alojamiento gestionado que permite a las empresas proporcionar más servicios técnicos y cuidar del servidor a diario. Cualquier proveedor de alojamiento puede ofrecer alojamiento gestionado con otro tipo de alojamiento. Por lo tanto, si eliges una VPN, puedes tenerla gestionada por un proveedor.

Dependiendo de cómo construyas tu sitio web, también puedes elegir el alojamiento WordPress, que solo está disponible para sitios web de WordPress.

2. Elige un proveedor

Con un conocimiento básico de los diferentes tipos de alojamiento, puedes empezar a buscar proveedores. Hay muchos proveedores, pero si investigas, podrás encontrar el mejor para tu negocio. Si no estás seguro de qué proveedor es el adecuado para ti, reduce la búsqueda a unos cuantos y busca opiniones en Internet. También puedes ponerte en contacto con su servicio de atención al cliente para entender mejor los diferentes tipos de planes que ofrecen y ayudarte a determinar cuál es el adecuado para tu sitio web.

3. Elige un plan

Después de elegir un proveedor de alojamiento, puedes elegir el plan de alojamiento que investigaste en el paso 1. La mayoría de los proveedores de alojamiento tienen una página en su sitio web que describe y compara las diferentes opciones de planes de alojamiento.

4. Introduce tu dominio

Algunos proveedores de alojamiento ofrecen la posibilidad de crear y comprar un nuevo dominio. Sin embargo, es posible que ya tengas un dominio listo para usar, por lo que solo tienes que introducirlo al configurar tu cuenta de alojamiento.

5. Elige tu paquete

Cuanto más tiempo tenga previsto utilizar el alojamiento de tu sitio web, más rentable será tu plan. La mayoría de los proveedores permiten pagar al menos una vez al año, pero puedes adquirir un plan por más tiempo si estás dispuesto a comprometerte. También puedes comprar complementos que vienen con el servicio, incluyendo características de seguridad como certificados SSL.

Coloca tu sitio web en Internet

El primer paso de cualquier proyecto de sitio web debe ser averiguar cómo se alojará el sitio web para garantizar que los visitantes puedan acceder a su contenido. Saber cómo alojar un sitio web es una parte importante del proceso. Aunque hay muchas opciones disponibles, lo mejor es empezar con un presupuesto con el que te sientas cómodo, especialmente si estás empezando tu negocio.

Mailchimp facilita la creación de tu sitio web y su publicación en Internet sin ningún coste adicional. Con el plan de marketing de Mailchimp, puedes acceder al creador de sitios web y utilizar los dominios y el alojamiento de la marca Mailchimp para poner en marcha tu negocio en poco tiempo. Luego, cuando estés listo para ampliar tu negocio, puedes comprar tu dominio y ampliar tu sitio web.

Comparte este artículo