Ir al contenido principal

¡Hola! Los planes Standard y Essential disponen de prueba gratuita. Suscríbete gratis hoy mismo.

Cómo hacer crecer tu negocio: Encuentra los clientes adecuados para ti

Nueve tipos de clientes y el secreto para gestionarlos y hacer crecer mejor tu negocio.

Ojalá existieran los casamenteros de negocios. Encontrar los clientes adecuados es una parte difícil, pero necesaria, del crecimiento de tu negocio. Puedes tener una cartera de proyectos repleta de trabajo, pero si habitualmente te da pavor revisar tu bandeja de entrada… eso es un problema.

La buena noticia es que, a medida que crees tu lista de clientes, podrás permitirte el lujo de elegir con qué clientes te gustaría seguir trabajando (y cuáles fueron un trabajo de una sola vez). Aquí desglosamos nueve arquetipos de clientes. Todos tienen ventajas y desventajas, pero depende de ti averiguar con qué tipo de cliente encajas mejor e ir a por ellos con ganas.

1. Los directores ejecutivos malabaristas

Los directores ejecutivos malabaristas son el CMO, el CFO, el director creativo y el CEO, todos ellos incorporados en un solo empresario con poco tiempo. Esto significa que a menudo están descentrados y, a veces, incluso un poco desorganizados.

¿Cómo tratarlo? Describe claramente las tareas que les quitarás de encima. Cuando sepan que lo tienes todo bajo control, se sentirán más seguros para concentrarse y dedicar su energía a otra cosa.

2. El novato

Estos nuevos propietarios de empresas no saben mucho sobre marketing. A menudo saben qué resultados quieren obtener… pero no saben muy bien cómo conseguirlos.

¿Cómo tratarlo? Comunícate con claridad y muestra generosidad con tu experiencia. Cuando describas lo que estás haciendo y por qué, rápidamente crearás confianza en el cliente.

3. El helicóptero

Algunos empresarios se resisten a ceder las riendas de su empresa y parecen controlar todos los aspectos del proceso de toma de decisiones.

¿Cómo tratarlo? Mantenlos siempre informados. Cuando alcances los hitos del proyecto, envíales una nota. Así no solo evitarás su ansiedad, sino que parecerás proactivo. Otro requisito imprescindible para un cliente de helicóptero: que sienta que tiene el control. Conecta las cuentas de tus clientes a Mailchimp para que tu cliente pueda darte el nivel de acceso adecuado: así se sentirá seguro y al mando.

4. El soñador

Estas personas tienen grandes planes para sus pequeñas empresas. Solo hay un problema: Sus limitados presupuestos a menudo no coinciden con sus ilimitadas ambiciones.

¿Cómo tratarlo? Elabora una lista de lo que es factible teniendo en cuenta su presupuesto y para qué cosas crees que debería ahorrar a corto y medio plazo. Esto les ayudará a centrarse en sueños alcanzables, en lugar de aspiraciones imposibles (por ahora).

5. La mariposa

Estos clientes, que van de una idea a otra, no proporcionan la información y la estructura necesarias para completar las tareas.

¿Cómo tratarlo? Trabaja para definir la estrategia y el enfoque de tu trabajo desde el principio. Una aplicación de gestión de proyectos como Asana puede ayudar a mantenerlo todo organizado y en movimiento hasta que llegues a la línea de meta

6. El pez gordo

A veces consigues un cliente que parece casi demasiado grande para ti. Tal vez el proyecto sea enorme, o tal vez el trabajo exija habilidades fuera de tu zona de confort.

¿Cómo tratarlo? Estos clientes representan una oportunidad increíble para mejorar tu negocio. Tal vez sea el momento de contratar a tu primer empleado, asociarse con un compañero freelancer o mejorar tus conocimientos con Mailchimp Academy. De hecho, eso es lo que han hecho muchos de nuestros Partners de Mailchimp.

7. El Correcaminos

Algunos clientes parecen estar constantemente de viaje, por lo que es difícil localizarlos para reuniones e información.

¿Cómo tratarlo? Programa reuniones periódicas, con un orden del día programado y compartido de antemano, y haz un seguimiento de los puntos de acción. De este modo, ambos os centraréis en la tarea y las expectativas quedarán claras.

8. El tacaño

Aunque todo el mundo quiere (y merece) una buena relación calidad-precio, estos clientes van realmente al límite, tratando constantemente de conseguir más por menos, amenazando tu rentabilidad.

¿Cómo tratarlo? Comparte ejemplos de cómo has aportado valor a clientes anteriores. Si no tienes un caso práctico perfecto, prueba a utilizar uno de los nuestros. La serie Power Partner es un gran activo para compartir con los clientes, ya que demuestra lo fenomenal que puede ser el retorno de la inversión cuando una pequeña empresa contrata a un Partner. Si puedes demostrar claramente el valor de tu trabajo, normalmente se aflojan los cinturones.

9. La empresa unicornio

Este es el cliente que deseas, pero es una raza rara. La empresa unicornio te paga lo que vales, te da instrucciones claras, te ve como un socio y, por lo general, es agradable trabajar con ella. ¿El único problema? También es posible que no exista…

¿Cómo tratarlo? Las relaciones ideales con los clientes, como estas, suelen construirse con el tiempo. Trabaja para forjar y mantener relaciones sólidas con los clientes y quizá, solo quizá, puedas crear tu propia empresa unicornio.

¿Quieres más consejos de expertos útiles como estos?

Únete a Mailchimp & Co, una comunidad de freelancers y agencias que ofrece recursos y herramientas para ayudar a sus miembros a mejorar sus habilidades y hacer crecer su negocio.

Todo bajo sus propias condiciones. Todo gratis.

Comparte este artículo