Ir al contenido principal

¡Hola! Los planes Standard y Essential disponen de prueba gratuita. Suscríbete gratis hoy mismo.

Claves API 101: Introducción

¿Es la primera vez que utilizas claves API? Explora esta guía sobre las claves de interfaz de programación de aplicaciones (API) y descubre su importancia.

Las claves API te permiten identificar usuarios y proyectos individuales que intentan conectarse a tu sitio web o aplicación. Puedes utilizarlas para la segmentación conductual, así como para la personalización y la automatización del marketing.

Las claves API funcionan junto con los tokens de autenticación para identificar mejor quién accede a tu proyecto. Mientras que los tokens de autenticación de usuario son dispositivos de confianza como unidades, discos y elementos físicos, las claves API son construcciones digitales que se transmiten a través del software.

El uso de claves API tiene muchas ventajas para mejorar tus esfuerzos de marketing. Este artículo explica qué es una clave API y cómo funciona. También aprenderás cómo crear una clave API y las prácticas recomendadas para gestionarlas.

Ten en cuenta que, aunque el uso de claves API para validar y segmentar a los usuarios individuales tiene muchas ventajas, no se las considera muy seguras. Esto significa que tendrás que cambiarlas periódicamente para evitar el acceso no autorizado.

Por lo tanto, es importante entender los problemas comunes que surgen y elegir una aplicación segura y sólida, como la API de Mailchimp, para obtener los mejores resultados.

¿Qué es una clave API?

Una clave de interfaz de programación de aplicaciones (application programming interface, API) es un código único que valida las identidades de los usuarios y proporciona un identificador único o token de autenticación.

Es fácil crearlas utilizando un software de API que automatice la generación de código, incluida la incorporación de etiquetas que puedes utilizar para segmentar usuarios para marketing y otros fines.

Una clave API regula las solicitudes de API entre programas y son comunes en las aplicaciones de Internet de las cosas (Internet-of-Things, IoT).

Por ejemplo, puedes generar claves API de Google o YouTube a través de un generador de claves. Las claves API de proyecto te permiten rechazar llamadas o solicitudes de API de proyectos desconocidos o no autorizados.

Las aplicaciones utilizan la API designada para identificar el programa, el desarrollador o el usuario que solicita acceso a un sitio web o aplicación.

Este proceso facilita en gran medida el desarrollo abierto y viene con una serie de campanas y silbatos útiles para fines de marketing.

Además, hay muchas herramientas disponibles que simplifican enormemente la creación y gestión de claves.

Las claves API son esenciales para muchas aplicaciones y servicios modernos, pero para quienes no están familiarizados con el concepto, pueden ser un poco confusas.

Tanto si eres un desarrollador que acaba de empezar con las API como un empresario que busca implementar claves API en su plataforma, esta guía te proporcionará los conocimientos básicos que necesitas para empezar.

¿Cómo funcionan las claves API?

Las API requieren una clave antes de permitir a los desarrolladores realizar solicitudes. El sitio web del desarrollador te proporciona la información que necesitas para empezar. Por lo tanto, es esencial leer las reglas y aplicarlas adecuadamente.

Normalmente, te inscribes para obtener una cuenta y registras tu proyecto junto con cualquier información solicitada por los administradores de API.

Una vez que se procesa tu solicitud de API, recibes una clave API específica en forma de caracteres generados aleatoriamente vinculados a tu proyecto.

En algunos casos, recibirás dos claves: una clave pública y una privada. Puedes compartir claves públicas con clientes y colaboradores.

Tiene derechos de acceso a la API limitados a los datos almacenados en la API, pero debes elegir con quién compartirlos. Las claves privadas proporcionan acceso a tus datos y a tu cuenta de desarrollador. Sólo debes compartirlas con desarrolladores clave.

A los hackers les encantaría aprovechar la codificación descuidada para robar tu clave API de servidor y causar estragos en tu aplicación.

Es importante que te familiarices con la documentación de API para comprender cómo incluir claves en las solicitudes de datos. Por ejemplo, puedes crear etiquetas, o etiquetas de metadatos, que te permitan segmentar o identificar las claves API del proyecto y los usuarios que acceden a tu sitio web.

¿Cómo puedes utilizar las etiquetas para segmentar y hacer un seguimiento de tus clientes? Los ejemplos de claves de etiqueta son los identificadores departamentales como «CostCenter» o «Project». Al codificar, los desarrolladores deben tener en cuenta que estas etiquetas distinguen entre mayúsculas y minúsculas.

Tipos de claves API

Hay dos tipos de claves API: privadas y públicas.

Clave privada

Utilizas claves privadas para comunicarte entre servidores. Es importante proteger las claves privadas para evitar que los hackers o usuarios no autorizados accedan a datos confidenciales.

Clave pública

Los propietarios de API generan claves públicas para usuarios y desarrolladores. Proporcionan acceso a datos públicos en una aplicación.

¿Por qué son importantes las claves API para las empresas?

Las claves API pueden ayudar a garantizar la seguridad y controlar el acceso al software, las aplicaciones y los sitios web. También pueden ayudarte a analizar los datos y automatizar las tareas de marketing para darte una imagen más clara de los deseos, las necesidades y los puntos débiles de los usuarios.

He aquí un análisis más detallado de cómo tu empresa puede utilizar las claves API.

Garantizar la seguridad

Puedes utilizar las claves para controlar el acceso a tus datos. Una clave API identifica y autoriza a los usuarios que solicitan un servicio API.

Cada usuario recibe un identificador único con diferentes niveles de permisos. Esto puede ayudar a evitar que los hackers se infiltren en tu sistema. Sin embargo, las claves API no se consideran altamente seguras, ya que los usuarios pueden compartir claves con terceros sin tu permiso.

Controlar el acceso

Una clave API es una forma sencilla de controlar cómo acceden los usuarios a tu API. Es un token secreto utilizado para autenticar usuarios y establece el nivel de acceso en función de la identidad de la persona o proyecto que realiza la solicitud.

Analiza los datos

Si deseas más información sobre quién está utilizando tu aplicación o accediendo a tu sitio web, utiliza las claves API para realizar el seguimiento de personas y proyectos. Puedes utilizar esta información para crear métricas y mejorar tu estrategia de marketing.

Automatizar tareas

Puedes utilizar las claves API para automatizar la generación de informes, utilizando etiquetas para realizar un seguimiento de cómo interactúan los diferentes usuarios con tus productos. Si bien puedes automatizar la generación de claves, tendrás que asignar periódicamente nuevas claves para fines de seguridad de API.

Cómo crear una clave API

El editor de API determina las reglas que se aplican a cada clave API. Estos son los pasos que se aplican a la mayoría de las API:

  • Inicia sesión en una consola basada en la nube. Por ejemplo, los usuarios pueden realizar solicitudes a Google Maps mediante la consola de Google Cloud Platform.
  • Selecciona un proyecto existente o crea uno nuevo. Esto te permite solicitar una clave API.
  • Especifica qué API deseas utilizar para asignar los derechos de acceso relevantes a la clave.
  • Restringe el uso de la aplicación para mantener la integridad y la seguridad de la clave. Selecciona restricciones de aplicaciones y API. Las restricciones de aplicaciones limitan las conexiones a sitios web y servidores con direcciones URL o IP y aplicaciones iOS o Android. Las restricciones de API proporcionan acceso a las API o los SDK.

Sigue estas prácticas recomendadas para crear claves más seguras:

  • Utiliza solo claves API seguras.
  • Asegúrate de comprender perfectamente las reglas establecidas por el editor de API.
  • Asigna acceso a través de ID de usuario y contraseñas.
  • Utiliza tokens de autenticación para autenticar a los usuarios.
  • Utiliza el cifrado reconocido por el servidor de la API.

Cómo utilizar una clave API

Puedes utilizar las claves API en las aplicaciones y sitio web de tu empresa. Hacerlo te dará más control sobre quién puede acceder a tu software.

Aunque es fácil reconocer las ventajas de esta tecnología, es importante saber cuándo usarla. Por ejemplo, puedes utilizar claves para bloquear el tráfico anónimo y garantizar el proceso de autorización del usuario.

Mediante el uso de una clave API para cada usuario, puedes recopilar la información importante que tu equipo de marketing necesita. He aquí un análisis más detallado de cómo puedes usar las claves API en tu organización:

  • Bloquear el tráfico anónimo: esto puede ayudarte a evitar que los hackers y los malhechores se conecten a tu sitio web o aplicación. Esto también resulta útil cuando necesitas depurar tu aplicación.
  • Controlar las llamadas de API: al controlar las solicitudes realizadas a tu API, puedes gestionar el tráfico y validar la autenticidad de cada usuario.
  • Identificar el tráfico: con claves y etiquetas, puedes usar patrones para bloquear la actividad potencialmente maliciosa y otras amenazas.
  • Filtrar registros: puedes filtrar la actividad del servidor de la API solicitando una clave API especial.

También es importante comprender las limitaciones de una clave API. Por ejemplo, no se puede utilizar para una autorización segura, que requiere un token de autenticación seguro. Además, aunque las claves API hacen un gran trabajo de identificación de proyectos, no te dirán quiénes son los propietarios.

Sigue estas prácticas recomendadas para crear claves API:

  • Restringe tus claves API
  • Utiliza restricciones de aplicaciones y API
  • Elimina las claves API sin usar
  • Cambia las claves periódicamente
  • No almacenes las claves API en código o en el servidor del cliente
  • Genera nuevas claves después de una filtración de datos

Una vez que conozcas las ventajas y los inconvenientes de utilizar estas claves para contarte más sobre tus usuarios, es posible que te preguntes cómo puedes simplificar el proceso de generación y gestión de claves. Utiliza las guías de usuario de Mailchimp para empezar de manera rápida.

Problemas comunes de la clave API que tener en cuenta

Las claves API no son infalibles. No se pueden utilizar para obtener una autorización segura y los hackers determinados normalmente pueden encontrar una forma de obtener las claves API a través de la autenticación de usuario u otros métodos.

Además, estas claves no te indican quién es el propietario de un proyecto que realiza una solicitud. Sin embargo, el uso de claves API como parte de tus procesos de investigación de marketing y segmentación del mercado tiene muchas ventajas.

Con la ayuda de la API de Mailchimp, puedes utilizar etiquetas para dividir tu público según las diferentes funciones e intereses.

Esto te ayudará a personalizar los mensajes que atraen a tus clientes comerciales. También puedes mejorar tu automatización de marketing utilizando etiquetas para segmentar tus campañas de marketing.

Mailchimp tiene otras herramientas que te ayudan a automatizar tu marketing para averiguar más rápido qué funciona y qué no funciona. Ponte en contacto con nosotros hoy mismo para obtener más información sobre las herramientas esenciales, como las claves API, que pueden hacer que tu negocio avance.

Comparte este artículo