Ir al contenido principal

¡Hola! Los planes Standard y Essential disponen de prueba gratuita. Suscríbete gratis hoy mismo.

Cómo mejorar tu productividad

Impulsar la productividad siempre es una prioridad para todos. Pero ¿cómo te puedes convertir en una persona productiva? Sigue estos consejos y mejora tus hábitos de productividad.

Dirigir un negocio propio o llevar la vida de un empresario puede significar largas noches y una programación aparentemente interminable de citas y reuniones.

Para evitar el agotamiento mientras optimizas tu tiempo, es esencial saber cómo ser lo más productivo posible. Aprender a ser más productivo no solo en el trabajo, sino también en el tiempo de inactividad puede ayudarte a maximizar tus habilidades sin hacer que experimentes agotamiento.

Ser más productivo empieza por evaluar tu horario actual y tus necesidades, así como el tipo de descanso y relajación que necesitas. Profundizar en tu agenda actual puede ayudarte a recopilar información valiosa sobre la disponibilidad y la flexibilidad que tienes.

Una vez que seas consciente de la flexibilidad con la que puedes trabajar con respecto a tu horario, podrás empezar a aplicar una serie de cambios en tu estilo de vida que te ayudarán a aumentar tu productividad. Desde ser más eficiente en el uso del tiempo hasta reducir la cantidad de tiempo que pierdes cada día, ser productivo es posible con un esfuerzo concertado.

Por qué la productividad es importante

La productividad importa tanto si se trata de la productividad del marketing como de los niveles de productividad en el hogar. Cuanto más productivo seas, más podrás lograr en menos tiempo.

Si incorporas hábitos productivos a tu rutina diaria, podrás alcanzar tus objetivos sin dejar de tener tiempo para disfrutar de la vida y aprovecharla al máximo. A los más productivos también les puede resultar mucho más fácil alcanzar el equilibrio que buscan incluso cuando no trabajan o intentan disfrutar de su tiempo de inactividad.

Consejos de productividad para no perder el tiempo

Mejorar tu propia productividad puede comenzar con una limpieza de primavera para tus objetivos de marketing. ¿Qué quieres conseguir con tus esfuerzos de marketing y en cuánto tiempo? Utiliza los siguientes consejos para ayudar a mejorar tu propia productividad en el lugar de trabajo y cuando trabajes con nuevos esfuerzos de marketing.

Crear una lista de tareas

Antes de empezar cualquier nueva campaña de marketing, es muy recomendable crear una lista de tareas pendientes. Tener una lista de tareas te ayudará a reunir y organizar tus pensamientos, lo que puede ayudarte a mantenerte lo más enfocado posible. Una lista de tareas pendientes también es útil para ayudar a desglosar elementos y pasos específicos y procesables que se requieren para completar una tarea o lograr un objetivo que tiene en mente.

Establecer metas realistas

Siempre que intentes mejorar tu lugar de trabajo y productividad de marketing, debes empezar por establecer objetivos realistas. Establecer metas realistas tanto a corto como a largo plazo puede ayudarte a mantenerte enfocado y eficiente mientras trabajas sin distraerte con otro proyecto que no es tan importante en ese momento.

Concéntrate primero en tus tareas importantes

Con tus listas de tareas pendientes y tu lista de tareas importantes, puedes concentrarte primero en los temas grandes y más importantes para aumentar tu productividad. Cuando tienes una lista visual de cosas por hacer frente a ti, es mucho menos probable que te sientas abrumado, confundido o estresado. Usar listas de tareas organizadas y enfocarte primero en tus grandes tareas también ayudará a que las siguientes tareas se sientan mucho menos intimidantes.

Agrupar tareas similares

Antes de empezar tu día, usa tu lista de tareas pendientes para agrupar tareas similares. Agrupar tareas similares te ayudará a racionalizar tus esfuerzos sin que tengas que rebotar de un tipo de tarea a otra, lo que a la larga puede hacerte perder un tiempo precioso.

Gestión de distracciones

Las distracciones son la principal causa de falta de productividad tanto en el trabajo como en el hogar. Cuando te encuentres distraído, es posible que reduzcas drásticamente el tiempo que has reservado para trabajar o para completar una tarea en particular. Usa herramientas que ofrezcan programación de citas con facilidad y extensiones de navegador que te impidan visitar sitios web o plataformas de redes sociales que te distraen. El uso de herramientas de gestión de distracciones es muy útil a la hora de mantener la concentración, especialmente cuando se trabaja en casa y frente a una computadora.

Date descansos

Permitirte descansos puede ayudarte a ser mucho más productivo. Aunque pueda sonar contradictorio, tomarte descansos regulares de 5 a 10 minutos puede ayudarte a mantener la concentración sin sentirte abrumado, cansado o agotado físicamente por trabajar con la computadora. Los descansos regulares también pueden ayudarte a mantenerte positivo, optimista y motivado a lo largo de tu jornada laboral, por lo que son tan importantes.

Deja de intentar realizar múltiples tareas

¿Eres el campeón de la multitarea? Lamentablemente, tengo algunas noticias para ti. Las personas que intentan realizar varias tareas a la vez a lo largo del día pueden encontrarse con que son menos productivas y eficientes por completo. Cuando intentes realizar múltiples tareas a la vez, es menos probable que mantengas tu enfoque en tareas que requieren más de tu atención total. En lugar de realizar múltiples tareas, usa una lista de tareas pendientes, agrupa tareas similares y aborda un objetivo a la vez. Abordar un objetivo a la vez también te permitirá dedicar más energía a tu tarea, lo que en realidad puede ayudar a acelerar el proceso.

Apégate a tu rutina matutina

Al igual que con cualquier trabajo o forma de vida, incorporar una rutina matutina es muy recomendable. Sin una rutina matutina, es mucho más fácil quedarse atrás con las tareas laborales actuales y los proyectos que estás tratando de completar. Con una rutina matutina, puedes ayudar a tu cuerpo y cerebro a adaptarse a ciertas acciones y hábitos que te ayudan a ser más productivo con el tiempo. Desde levantarte y salir pronto de la cama hasta tomar un desayuno saludable antes de ponerte manos a la obra, hay muchas acciones fuera del trabajo que pueden ayudarte a ser más productivo una vez que te incorpores a tu puesto de trabajo.

Estudia tus propios hábitos laborales

Dedica tiempo a estudiar tus propios hábitos de trabajo mientras aprendes a ser más productivo en el lugar de trabajo e incluso en casa. Cuando te familiarizas con tus hábitos de trabajo personales, tus preferencias y tus mejores entornos de trabajo, puedes crear la atmósfera de trabajo óptima para ti cada vez que registres para el día.

Mide tu productividad

Medir tu productividad es clave para ser verdaderamente productivo, especialmente durante un período de semanas o meses. El uso de automatización de software, calendarios digitales y datos y análisis recopilados de usuarios en línea puede ayudar a proporcionar información valiosa sobre tu nivel general de productividad. Si bien es importante saber cómo te estás desempeñando de vez en cuando, también es recomendable evitar microgestionarte hasta el punto de sentirte quemado y sin pasión.

Sé amable contigo mismo

Como con cualquier cosa en la vida, es imperativo ser amable contigo mismo en todo momento, incluso si estás luchando por ser productivo y quieres ser más eficiente en cuanto al tiempo. Centrarse en la energía y la administración del tiempo también puede ayudarte a proporcionarte la confianza que necesitas para segmentar mejor las tareas que debes intentar abordar cada día.

Date un respiro para los errores y evita ser demasiado duro contigo mismo. En su lugar, trabaja para mejorar tu eficiencia elogiándote a ti mismo por cada nuevo hito u objetivo que completes.

Cómo medir tu productividad

Antes de que puedas empezar a medir tus niveles generales de productividad, es importante que identifiques las métricas de rendimiento clave que son importantes para ti. Utilizar soluciones de automatización del flujo de trabajo también puede ayudarte a realizar un seguimiento de la productividad al completar las tareas, en función de los objetivos que te hayas marcado.

Al medir tu productividad, considera las siguientes métricas de rendimiento de las que quizás quieras realizar un seguimiento:

  • Tiempo promedio de finalización de tareas: ¿Cuánto tiempo te lleva completar las tareas que has establecido para ti?
  • Tiempo para la productividad: ¿Cuánto tiempo te lleva entrar en "calor" o ser extremadamente productivo en una tarea en particular?
  • Costos: ¿Cuáles son los costos de las tareas y/o proyectos en los que estás trabajando?
  • Ingresos: ¿cuántos ingresos se obtienen o generan al completar las tareas en cuestión?
  • Proceso: ¿Qué proceso o procesos se utilizan para realizar determinadas tareas y/u objetivos, y pueden mejorarse estos procesos?

Libera tu potencial de productividad

Desbloquear tu potencial de productividad puede ayudarte en muchas otras facetas de la vida, especialmente cuando se trata de encontrar tiempo para relajarte y descomprimir. Al entender cómo desbloquear tu potencial de productividad, puedes detener los días que se sienten como si no hubieras logrado nada. En cambio, concéntrate en crear estrategias de marketing y administrar tu negocio de manera adecuada y eficiente sin sentirte molesto ni abrumado.

Mejorar tu productividad no tiene que requerir cambios drásticos en tu estilo de vida que interfieran con tu forma actual de vivir y trabajar. Saber cómo ser más productivo con algunos cambios en el estilo de vida y hábitos saludables puede ayudarte mucho a ser más productivo en el trabajo y, al mismo tiempo, a tener tiempo para relajarte y descansar cuando llegues a casa por la noche.

Con Mailchimp, optimiza tus esfuerzos de marketing, administra tu sitio web y recopila percepciones observables en una ubicación central, lo que te ayuda a optimizar tu productividad día tras día.

Comparte este artículo