Acerca de las trampas de spam 

Las trampas de spam son direcciones de correo electrónico utilizadas por los ISP, las organizaciones anti-spam y otros grupos como una forma de encontrar a las personas que envían correo electrónico a listas que ya no son válidas, o a listas para las que no tienen permiso de enviar mensajes. Las trampas de spam se parecen a las direcciones de correo electrónico normales, y con frecuencia se crean a partir de cuentas de correo electrónico antiguas que han sido abandonadas por sus dueños originales. Todo el tiempo se están creando nuevas trampas de spam, pero como no hay un ser humano del otro lado, estas direcciones no se suscriben a listas ni generan aperturas y clics si les envías.

¿Cómo se meten las trampas de spam en una lista?

Las tramps de spam a menudo se reciclan a partir de direcciones inactivas, que podrían ya estar en una lista. Cuando una lista no se está gestionado de forma activa, estas direcciones inactivas y obsoletas permanecen en la lista y pueden convertirse en trampas de spam. A veces, las trampas de spam aparecen en datos de acceso público, que la gente que vende listas de contactos en línea rascan. Está claro que tú no quieres este tipo de datos en tus listas de Mailchimp.

¿Por qué es esto un problema?

Por lo general, los ISP no suelen alertar cuando existe un problema de trampas de spam. Su primer paso es bloquear nuestros IP de envío, lo que es un gran problema. El bloque de nuestros IP de envío afecta la distribución de todos los usuarios de Mailchimp, y esa es la razón por la que tenemos que protegernos cuidadosamente contra las trampas de spam.

Por desgracia, los ISP y las organizaciones anti-spam que ejecutan trampas de spam no facilitan las direcciones que usan, ya que informar sobre estas direcciones frustraría la finalidad de las trampas de spam. Como resultado, nuestro Equipo de cumplimiento no puede encontrar, facilitarte ni bloquearte esas direcciones.

Si tienes un problema con las trampas de spam, no te preocupes tanto en descubrir cuáles son las direcciones culpables, más bien céntrate en mejorar las prácticas de gestión de tu lista. Cuando aumentes tu lista de forma segura , realices el mantenimiento periódico de tu lista, elimines los suscriptores inactivos y pidas a los suscriptores que actualicen sus perfiles, tus tasas de rebotes, denuncias de abuso y cancelaciones de suscripción caerán.

¿Qué puedo hacer? 

Una forma eficaz de mantener la salud de tu lista es recortar los suscriptores inactivos. Este proceso también mantiene tu lista rentable al eliminar el "peso muerto" de los destinatarios no comprometidos (e improductivos). Puesto que el precio mensual de Mailchimp se basa en el tamaño de la lista, hacer un recorte de la misma ayuda a mantener bajos tus costes, mejorando tu ROI.

Si la lista es muy antigua, ha estado inactiva por un largo tiempo, o si hay problemas con la forma en que se recoge la lista, hacer un recorte de la misma no será suficiente. Intenta reconfirmar la lista para asegurarte de que de verdad es un ser humano el que comprueba la bandeja de entrada y sigue estando interesado en tu contenido.

Para obtener más información, dedica un minuto a revisar nuestros artículos sobre las prácticas recomendadas para el cumplimiento de lista y sobre el cumplimiento del marketing por correo electrónico.


¿Te fue útil este artículo?

¿Hay algo más que podemos hacer para mejorar nuestro sitio?