Ir al contenido principal

¡Hola! Los planes Standard y Essential disponen de prueba gratuita. Suscríbete gratis hoy mismo.

Cómo conseguir financiación para un negocio en 7 pasos

¿Tienes una gran idea para un negocio pero no tienes capital? Descubre cómo conseguir financiación para un negocio y inicia tu lanzamiento empresarial.

Solicitar un préstamo para empresas puede llevar mucho tiempo, ser complicado y caro, pero no tiene por qué ser así.

Comprender estos siete pasos para obtener un préstamo para empresas puede ahorrarte una gran frustración y acelerar la aprobación de tu préstamo. Trata este artículo como tu hoja de ruta a través de los siete sencillos pasos sobre cómo obtener préstamos para empresas que te llevarán a tener mayores posibilidades de aprobación.

Solicitar un préstamo para empresas no es una decisión que se tome a la ligera. Siempre es una buena idea invertir un poco de tiempo en saber cómo afectará tu préstamo al funcionamiento diario de tu empresa, desde el día en que lo solicitas hasta el día en que finalmente cancelas tu deuda.

También es buena idea dedicar tiempo a informarse sobre las ventajas e inconvenientes de los préstamos de entidades públicas, como los préstamos de la Administración de Pequeñas Empresas de EE. UU. (SBA), los préstamos de entidades financieras privadas, como los bancos, y las fuentes de financiación que no implican ni a unas ni a otras. Algunas de las ventajas y desventajas relativas pueden sorprenderte.

Desglosar el proceso de solicitud de un préstamo para empresas en siete pasos simples, empezando por comprender tus cualificaciones y pasando por la búsqueda de prestamistas antes de completar tu solicitud, te ayudará a obtener la financiación que tu empresa necesita. Pero primero, vamos a revisar qué es un préstamo para empresas.

¿Qué es un préstamo para empresas?

Un préstamo para empresas no es más que una forma de crédito que los prestamistas ofrecen a las empresas. A cambio de su dinero, los prestamistas solicitan a los prestatarios que paguen el capital con intereses y comisiones añadidos. La mayoría de los préstamos requieren que los prestatarios efectúen pagos según un calendario establecido, pero los tipos de interés y las condiciones varían mucho en función del prestamista y de las cualificaciones del prestatario.

Los préstamos para empresas no son la única forma que tienen las empresas de conseguir dinero para empezar, comprar bienes inmuebles y equipos, adquirir existencias, hacer frente a las nóminas y otros gastos de la empresa. Muchas empresas de nueva creación obtienen capital riesgo ofreciendo participaciones en la empresa en forma de diferentes clases de acciones, a cambio de dinero en efectivo.

Los inventores y emprendedores que tienen una gran idea nueva a veces consiguen su capital inicial a través del crowdfunding. Incluso hay empresas que empezaron con una subvención de un programa gubernamental o una fundación benéfica. Sin embargo, la mayoría de las empresas obtienen su financiación a través de préstamos empresariales.

Cómo conseguir un préstamo para empresas

Veamos con más detalle los siete pasos para obtener un préstamo para empresas.

1. Elige el tipo de préstamo que deseas

Cuando estás empezando, tu crédito empresarial y tu crédito personal tienden a ser lo mismo, incluso si has formado una SRL/SL o una corporación. Los prestamistas para pequeñas empresas se basan en los informes de crédito personales para decidir sobre los préstamos, al menos hasta que la empresa esté en marcha. Pero hay ciertos tipos de financiación que puedes conseguir incluso en tu periodo inicial.

Préstamos bancarios convencionales frente a préstamos de entidades públicas

No hay límites estrictos para los préstamos convencionales, pero tendrás que haber establecido una relación con el prestamista para que te tenga en cuenta para la financiación. La SBA, por ejemplo, ofrece préstamos exprés de hasta 350 000 dólares. Los préstamos de la SBA 7(a) (en referencia a la sección de la ley que autoriza el programa) pueden garantizarse hasta 5,5 millones de dólares.

Los préstamos de la SBA permiten el pago a largo plazo, hasta:

  • 10 años para el inventario de un negocio minorista o capital circulante para cualquier tipo de negocio,
  • 10 años para equipos, y
  • 25 años para bienes inmuebles.

Sin embargo, la SBA no es el prestamista real del dinero. La SBA solo garantiza la devolución de un porcentaje del préstamo, hasta el 75 %. Los préstamos de la SBA también están disponibles a tasas de interés favorables basadas en la tasa de interés preferencial o LIBOR, o la tasa de interés de la SBA. Los préstamos de 25 000 USD o menos, o por siete o más años, tienen tipos de interés más altos. Los tipos de los préstamos SBA pueden oscilar entre el tipo preferente más el 2,25 % y el tipo preferente más el 4,75 %.

Los préstamos convencionales y los préstamos de la SBA difieren en varios aspectos muy importantes:

  • Un préstamo convencional para pequeñas empresas suele requerir demostrar el flujo de caja y poner una propiedad como garantía. Solo se puede utilizar un porcentaje del valor tasado de la propiedad, normalmente un 80 %, para garantizar el préstamo. Los préstamos de la SBA 7(a) no requieren ninguna garantía en absoluto.
  • Los bancos quieren un estado financiero auditado que demuestre que puedes permitirte afrontar tus pagos. De hecho, suelen querer probar que tienes el 125 % del flujo de caja que necesitas para afrontar tus pagos. Los préstamos de la SBA pueden utilizar cifras de flujo de caja proyectado.
  • Las garantías y el flujo de caja no son suficientes para los prestamistas tradicionales. Pueden rechazar un préstamo simplemente porque existan ciertos sectores en los que no invierten. La SBA financia préstamos para empresas de casi cualquier sector, incluidos los negocios online.
  • Los prestamistas convencionales buscarán garantías que cubran con creces el importe de su préstamo. Las normas de la SBA establecen que no se denegará un préstamo estrictamente por una elevada relación préstamo-valor. La SBA tampoco requiere que los deudores pongan en riesgo su propiedad en la empresa.
  • Los prestamistas convencionales suelen requerir un pago inicial del 20 al 25 % para comprar bienes inmuebles. Los préstamos de la SBA generalmente solo requieren un 10 %.
  • Los prestamistas convencionales pueden ampliar la financiación de la deuda inmobiliaria a solo cinco o siete años, esperando que los prestatarios refinancien sus préstamos mucho antes de que la propiedad esté pagada. Los préstamos de la SBA generalmente se extienden de 10 a 25 años.
  • Muchos emprendedores quieren comprar bienes raíces con espacio para su empresa y espacio para alquilar a otras empresas mientras crecen. Por lo general, los prestamistas convencionales no financian este tipo de acuerdos, pero la SBA aprueba los préstamos por hasta el 100 % del coste de los bienes inmuebles, siempre y cuando el prestatario ocupe al menos el 51 % del espacio.
  • La refinanciación para reducir los pagos mensuales de la deuda suele ser imposible con los prestamistas convencionales, pero a menudo es posible con un préstamo de la SBA.
  • Los pagos globales son habituales en los préstamos convencionales, pero están prohibidos en los préstamos de la SBA.
  • La SBA no autoriza los préstamos a la vista, que exigen el reembolso íntegro de la deuda, aunque se hayan efectuado todos los pagos puntualmente.
  • El servicio de préstamos requiere la presentación anual de declaraciones fiscales y estados financieros auditados para cumplir las condiciones del préstamo. Si no se presentan estos documentos, el prestatario estará en situación de incumplimiento del préstamo. Los prestamistas convencionales suelen exigir estados auditados anuales cuya preparación puede costar decenas de miles de dólares en honorarios de contadores públicos (CPA por sus siglas en inglés). La SBA suele contentarse con las declaraciones de la renta si se están reembolsando los préstamos.

La SBA puede financiar activos intangibles como el fondo de comercio. Los bancos convencionales pueden reconocerlos en su balance si lo permiten los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (PCGA), a efectos de administración de préstamos, pero casi nunca prestan dinero para adquirirlos.

La SBA ofrece micropréstamos, préstamos para catástrofes y una opción especial de financiación inmobiliaria conocida como préstamo 504. Solo tienes que saber que tú personalmente, no tu SRL/SL ni tu corporación, tendrás que hacer el reembolso si tu empresa no puede hacer frente a los pagos exigidos por el préstamo.

2. Asegúrate de que estás cualificado para el tipo de préstamo que deseas

Los prestamistas analizan tres factores para determinar si reúnes los requisitos para un préstamo.

Puntuación crediticia

Los bancos prefieren conceder préstamos a empresas y particulares que tengan un crédito excelente, una puntuación crediticia de 720 o superior. Los solicitantes con un crédito excelente tienen más probabilidades de ser aprobados que los que solo tienen un crédito bueno, con puntuaciones entre 690 y 719.

La SBA también utiliza el FICO Small Business Scoring Service para comprobar tu puntuación SBSS. Necesitarás 155 o más en tu escala de 0 a 300 para pasar la preselección, pero aún puede haber un prestamista dispuesto a trabajar contigo si algún otro aspecto de tu solicitud de préstamo es lo bastante atractivo.

¿No tienes una puntuación de crédito buena o excelente? Pagarás más intereses, pero hay prestamistas especializados en préstamos empresariales con un historial crediticio pobre o limitado. Empresas como bluevine, ondeck y Triton Capital a menudo pueden conceder préstamos cuando la SBA y los prestamistas convencionales no pueden.

También puedes obtener un préstamo para empresas de un microprestamista sin fines de lucro.

Ingresos

Muchos prestamistas comerciales sencillamente no hacen negocios con empresas que no ingresan 250 000, 500 000, un millón o varios millones de dólares al año. No es probable que se tengan en cuenta las estimaciones de ingresos futuros a menos que ya estén contratados (en cuyo caso puedes obtener dinero mediante un proceso llamado factoring).

Los bajos ingresos no excluyen la posibilidad de obtener un préstamo para empresas en algunas instituciones. Puede haber micropréstamos de la SBA y financiación a corto plazo para empresas.

Cuánto tiempo llevas en el negocio

Los prestamistas online suelen trabajar con prestatarios que llevan al menos un año en activo. Los bancos exigen dos años de cuentas financieras auditadas.

3. Calcula el pago que puedes permitirte

Para asegurarte de que puedes realizar tus pagos a tiempo, tus ingresos totales deben ser al menos 1,25 veces tus gastos totales, mes a mes. Incluye el pago de tu préstamo en tus gastos mensuales. Por ejemplo, si tu empresa recibe 20 000 USD al mes, y tienes un coste de alquiler, sueldos y gastos generales de 14 000 USD al mes, puedes permitirte realizar pagos de préstamos de 2000 USD al mes. Deja al menos un margen del 20 % para ingresos inesperadamente bajos o gastos altos.

4. Decide cómo quieres garantizar tu préstamo

Conseguir un préstamo para empresas de un prestamista convencional es casi imposible sin garantías. Los prestamistas quieren un gravamen sobre bienes inmuebles o equipos que puedan embargar si no puedes o no quieres devolver el préstamo. Quieren asegurarse de que el producto de la venta, menos los costes de la venta de la garantía embargada, cubra con creces el importe que tú debes de tu préstamo. No suele ser buena idea contar con que el producto de una venta bancaria te deje dinero en efectivo.

Cuando pones la propiedad como garantía, te arriesgas a perderla. Pero es casi seguro que el prestamista te dará un tipo de interés más bajo.

Los prestamistas también pueden exigir una garantía personal para concederte un préstamo. Eso significa que pueden quedarse con la garantía y seguir reclamando el saldo restante de tu préstamo. Pueden obligarte a declararte en quiebra. En algunos países, pueden ir a por tu casa, tus coches y tus cuentas de jubilación.

5. Compara prestamistas

Una vez que hayas evaluado tus necesidades de préstamo y tu capacidad de endeudamiento, es el momento de buscar un prestamista.

Estas son algunas directrices sobre el tipo de prestamista que necesitarás en distintas situaciones.

  • Los bancos son una buena opción si tienes una puntuación crediticia buena o excelente, llevas dos años o más en el negocio y puedes esperar a recibir tus fondos. Los bancos realizan una investigación exhaustiva de tu solvencia antes de prestarte dinero. Pero ofrecen líneas de crédito, préstamos a corto plazo con un pago global, préstamos a plazos y financiación para bienes inmuebles y equipos.
  • Los prestamistas online son la mejor opción para prestatarios que no tienen garantías, no llevan mucho tiempo en el negocio y necesitan liquidez ahora. Los préstamos online están disponibles desde 1000 USD hasta 5 millones de USD. Los tipos de interés oscilan entre el tipo preferente más el 2 % y más del 100 %, y pueden exigirse garantías.
  • Los microprestamistas ofrecen microcréditos, generalmente inferiores a 50 000 USD. Suelen trabajar con empresas que tienen un historial de crédito malo, que no llevan mucho tiempo en el negocio o que no tienen garantías. Necesitarán ver las declaraciones de impuestos y los estados financieros, y pueden requerir un plan de negocio. Cobran una TAE más elevada que los bancos. Sin embargo, conceden préstamos cuando otros prestamistas no lo hacen.

6. Recopila tu documentación

Dependiendo del prestamista, necesitarás extractos bancarios de la empresa y personales, declaraciones fiscales de la empresa y personales, estados financieros de tu CPA, tu plan de negocio y los estatutos, contrato de franquicia y contratos de arrendamiento. Tener todos estos documentos a mano ahorra mucho tiempo.

7. ¡Solicita tu préstamo!

Ahora ya estás listo para solicitar tu préstamo. Empieza por el prestamista que ofrezca la TAE más baja y utiliza tus documentos para completar la solicitud. Ten en cuenta que cada solicitud dará lugar a una consulta de tu informe de crédito, lo que reducirá ligeramente tu puntuación crediticia, así que empieza primero por las oportunidades más prometedoras.

Entender el proceso de solicitud de un préstamo para empresas

Al solicitar un préstamo para empresas, es importante tener en cuenta y estar preparado para todos los aspectos del proceso. Cada entidad de crédito puede tener diferentes requisitos, por lo que es importante entender lo que se espera de ti al presentar una solicitud.

Qué esperar

La mayoría de las solicitudes de préstamos para empresas requieren que el prestatario facilite información personal, como nombre y datos de contacto, prueba de ingresos, deudas actuales u otros préstamos personales y empresariales, y una lista de activos que puedan utilizarse como garantía.

Algunos prestamistas para pequeñas empresas pueden pedir documentación adicional, como declaraciones de impuestos o talones de pago, si es necesario. Una vez presentados todos los documentos requeridos, el prestamista revisará la solicitud y determinará si la aprueba o no.

¿Cuánto tiempo se tarda?

La duración del proceso de solicitud de un préstamo para empresas puede variar en función del tipo de préstamo solicitado. En términos generales, los plazos de procesamiento pueden variar de unos pocos días a varias semanas o incluso meses. Factores como la puntuación crediticia, el nivel de ingresos, el importe del préstamo y las condiciones de pago pueden influir en el tiempo que se tarda en tomar una decisión de aprobación.

Además, si se necesita más documentación para fines de verificación o si hay algún retraso en el procesamiento de la documentación debido a festivos u otros factores, esto podría aumentar aún más el plazo.

Obstáculos frecuentes y cómo evitarlos

Un obstáculo común en el proceso de solicitud de un préstamo para empresas es el envío de documentación incompleta o proporcionar información inexacta en tu formulario de solicitud.

Antes de iniciar una solicitud de préstamo para empresas, es importante comprobar que todos los formularios estén debidamente cumplimentados con datos precisos para evitar posibles problemas en el futuro.

Cuanto más organizado estés al enviar tus documentos y verificar tu identidad, más fácil será tu experiencia durante este proceso. Además, asegurarte de que cumples todos los requisitos de elegibilidad antes de solicitar un préstamo para empresas puede ayudarte a ahorrar tiempo durante este proceso.

Consejos para obtener un préstamo empresarial

Aquí tienes algunas ideas únicas que te ayudarán a que te aprueben el préstamo para tu pequeña empresa:

Mejora tu puntuación crediticia

Mejorar tu puntuación crediticia es uno de los pasos más importantes para obtener la aprobación de un préstamo para pequeñas empresas. Tener una buena puntuación crediticia dará a los prestamistas online más confianza en tu capacidad para devolver el préstamo y, a menudo, dará lugar a mejores condiciones.

Una forma de mejorar tu puntuación crediticia es realizar pagos puntuales de todas tus deudas existentes, como tarjetas de crédito y otros préstamos personales o comerciales. Pagar las cuentas vencidas o de mora también puede ayudar a aumentar tu puntuación.

También debes comprobar si hay errores en tu informe crediticio y tomar medidas para impugnarlos si es necesario. Otra forma de aumentar tu puntuación es mantener bajos los saldos de las cuentas corrientes renovables, como líneas de crédito o tarjetas de tiendas. También puedes mantener una relación entre deuda e ingresos baja.

Aumentar tus ingresos

Tus ingresos desempeñan un papel importante a la hora de solicitar un préstamo para empresas. Los prestamistas online quieren ver que tienes un flujo de ingresos estable que pueda soportar pagos de préstamos para pequeñas empresas y proporcionar seguridad contra posibles pérdidas.

Aumentar tus ingresos significa demostrar la capacidad de generar suficiente flujo de efectivo para devolver con interés los préstamos para pequeñas empresas.

Hay algunas maneras de aumentar las ventas, como campañas de marketing, agregar nuevos productos o servicios o subir los precios. También puedes intentar encontrar nuevos clientes o socios que hagan que tu empresa tenga más éxito en el futuro.

Crear un plan de negocio sólido

Cuando deseas pedir dinero prestado a un banco u otro prestamista, es importante tener un buen plan de negocio.

Este plan debe contener detalles sobre cómo utilizarás el dinero, cómo gestionarás los riesgos, qué tipo de rendimiento pueden esperar los prestamistas online y las perspectivas de futuro de la empresa. También debes incluir cualquier otra información relevante.

La inclusión de datos de investigación del sector y un análisis de mercado en tu presentación a los prestamistas online muestra que has hecho tus deberes. Esto te ayudará a comprender las tendencias actuales y lo que se necesita para tener éxito en esta área.

Encontrar un avalista o fiador

Un avalista es una persona que se compromete a devolver el préstamo a la pequeña empresa si tú no puedes hacerlo. Esto significa que son responsables del dinero que has pedido prestado.

Un avalista es alguien que se compromete a pagar al prestamista si tú no puedes hacerlo. Son totalmente responsables del préstamo para pequeñas empresas y no necesitan ningún dinero tuyo más allá de lo acordado con el prestamista online.

Encontrar a alguien que cumpla estos criterios puede implicar buscar en familiares o amigos que estén bien económicamente, pero podría aumentar mucho tus posibilidades de aprobación si tienes éxito, así que no hay que pasar por alto esta opción si está disponible.

Garantía de seguridad

Por último, disponer de garantías es también un factor crítico a la hora de solicitar un préstamo para pequeñas empresas. Puede ser en forma de activos físicos de la empresa o de fondos líquidos que pueden ayudar a proporcionar una mayor seguridad frente a posibles pérdidas en caso de que no puedas hacer frente a tus obligaciones de reembolso.

Los prestamistas quieren asegurarse de que están protegidos frente a cualquier imprevisto que pueda surgir.

Alternativas a los préstamos empresariales tradicionales

Aquí tienes algunas alternativas de financiación para empresas que no reúnen los requisitos para los préstamos tradicionales, pero necesitan capital:

Crowdfunding

El crowdfunding es una gran alternativa a los préstamos tradicionales para pequeñas empresas. Implica recaudar dinero de un gran número de personas a través de Internet.

En los últimos años se han hecho populares plataformas de financiación colectiva como Kickstarter e Indiegogo, lo que permite a las empresas lanzar campañas para atraer a los colaboradores que están dispuestos a contribuir con dinero en sus proyectos.

La mayor ventaja del crowdfunding es que no requiere el reembolso del capital. En su lugar, los colaboradores reciben recompensas por sus contribuciones.

Además, el crowdfunding no requiere comprobaciones de crédito empresarial y puede utilizarse para cualquier tipo de proyecto, lo que lo convierte en una opción de financiación atractiva para las empresas con acceso limitado a las fuentes de financiación tradicionales.

Sin embargo, como cualquier otra forma de recaudación de fondos, requiere un gran esfuerzo de creación y campañas de marketing para llegar al público adecuado.

Préstamos entre particulares

Los préstamos entre particulares son otra opción para las empresas que buscan pedir dinero prestado sin tener que pasar por un banco u otra entidad financiera.

Con los préstamos entre particulares, los prestatarios pueden publicar solicitudes de préstamo en mercados en línea como Lending Club o Prosper y luego los inversores eligen cuáles quieren financiar.

Este método permite a los prestatarios recibir fondos rápidamente, ya que no es necesario realizar largos trámites ni comprobaciones del crédito empresarial, como ocurriría con los prestamistas tradicionales.

En el lado negativo, los tipos de interés de estos préstamos de la administración para pequeñas empresas suelen ser más altos que los de los bancos y otras instituciones financieras, debido al riesgo asociado a los préstamos entre particulares. Además, algunas plataformas cobran tarifas de servicio que pueden afectar el coste total del préstamo.

Anticipos en efectivo para comerciantes

Los adelantos en efectivo, también llamados MCA (por sus siglas en inglés), son cada vez más populares entre las pequeñas empresas que buscan formas alternativas de financiación.

Un MCA es esencialmente un pago por adelantado realizado contra futuras ventas, lo que significa que los importes de pago se basan en un porcentaje de los pagos futuros con tarjeta de crédito comercial recibidos por la empresa durante un período acordado.

Aquí la ventaja clave es que la cantidad a pagar fluctúa en función de la cantidad de dinero que llegue cada mes. Esto significa que, si tu empresa tiene un mes flojo, no tendrás que hacer grandes desembolsos, como ocurriría con otras opciones de préstamos para pequeñas empresas.

Un inconveniente, sin embargo, es que los anticipos comerciales suelen tener tipos de interés elevados, por lo que debes considerar cuidadosamente tus opciones antes de contratar uno.

Micropréstamos

Para las empresas que solo necesitan pequeñas cantidades de capital, los micropréstamos pueden ser una buena alternativa a los préstamos comerciales tradicionales.

Los micropréstamos suelen oscilar entre 100 y 25 000 USD y suelen proceder de organizaciones sin ánimo de lucro o instituciones de microfinanciación, en lugar de bancos u otras grandes entidades financieras. Esto significa que tienden a no requerir garantías colaterales o personales al conceder préstamos para pequeñas empresas.

Los microprestamistas a menudo pueden ofrecer tipos de interés más bajos a los emprendedores de los que pueden ofrecer los bancos más grandes. Esto se debe a que el objetivo principal de los microprestamistas es ayudar a las empresas más pequeñas a tener éxito en lugar de ganar dinero con ellas. Así pues, si eres un empresario que no cumple los requisitos para acceder a formas más tradicionales de financiación, pero aun así necesitas dinero para poner en marcha un negocio, trabajar con un microprestamista puede ser una buena opción para ti.

Al igual que con cualquier otro tipo de préstamo para pequeñas empresas, es importante que los prestatarios dediquen tiempo a investigar a los posibles prestamistas antes de aceptar nada. De esta forma, sabrán qué condiciones están aceptando antes de firmar nada.

Estate siempre al corriente de tus pagos

Una forma de financiación de tu pequeña empresa es asegurarte de pagar tus facturas a tiempo y lograr tus objetivos SMART. Esto te ayudará independientemente del tipo de producto de préstamo que decidas.

Si deseas tener una buena puntuación crediticia personal, debes pagar tus facturas a tiempo y realizar un seguimiento de todo el dinero que debes. Esto te ayudará a acceder a opciones de financiación más tradicionales en el futuro si las necesitas.

Algunos prestamistas ofrecen líneas de crédito basadas en tus cuentas por cobrar, lo que hace que sea más fácil obtener más capital de explotación. Para que esto suceda, asegúrate de enviar las facturas rápidamente y haz el seguimiento de los pagos mensuales de inmediato.

En definitiva, hay una variedad de formas de financiación para tu empresa y la opción que elijas dependerá de tus necesidades específicas. Hay diferentes tipos de préstamos para pequeñas empresas que puedes obtener cuando necesites dinero.

Algunos préstamos proceden de un banco, otros de personas y otros de empresas. Asegúrate de entender para qué se usará el préstamo para pequeñas empresas y qué sucederá si no puedes pagar el préstamo antes de que decidas solicitar uno.

Además, al estar al tanto de los pagos, las empresas pueden generar mejores puntuaciones de crédito personal, lo que puede facilitar el acceso a formas más convencionales de financiación en el futuro.

Con el conjunto de herramientas de Mailchimp diseñadas específicamente para pequeñas empresas, como nuestro servicio de gestión de flujo de caja y la función de cuentas por cobrar, gestionar la financiación nunca ha sido tan sencillo.

Así que, si buscas una solución todo en uno a la hora de encontrar métodos alternativos para financiación de tu empresa, Mailchimp es la solución perfecta.

Comparte este artículo