Ir al contenido principal

¡Hola! Los planes Standard y Essential disponen de prueba gratuita. Suscríbete gratis hoy mismo.

Análisis de causa raíz: un enfoque estratégico para la resolución de problemas empresariales

Optimiza tus habilidades de solución de problemas de negocio e implementa soluciones que funcionen con un análisis de causa raíz.

Al administrar un negocio, surgirán problemas. Algunos son fáciles de descubrir, con causas y soluciones claras. ¿Otros? No tanto. A medida que tu negocio crece y más personas se unen, descubrir estos problemas puede ser más desafiante.  

Por eso es importante mirar más allá de la superficie del problema. Debes comprender por qué sucede antes de poder solucionarlo realmente. Una forma efectiva de hacerlo es con un análisis de causa raíz. Este proceso probado te permite profundizar estratégicamente para encontrar y resolver los problemas principales.   

Entonces, ¿cómo funciona el análisis de causa raíz y por qué es tan esencial para las empresas? Sigue leyendo para aprender cómo puedes usar este método de diagnóstico para identificar la raíz de cada problema e implementar soluciones efectivas.  

Conceptos básicos del análisis de causa raíz

Un análisis de causa raíz se refiere al proceso de rastrear un problema hasta su origen. Te ayuda a encontrar las verdaderas razones de los problemas que afectan tu negocio para resolverlos de forma más eficaz.

Cuando sabes por qué ocurrió un problema, puedes tomar medidas para evitar que vuelva a suceder. Esto garantiza que siempre estés trabajando en soluciones a largo plazo en lugar de soluciones temporales.

Por ejemplo, si las ventas bajan cada mes de diciembre, en lugar de ofrecer más promociones, podrías explorar por qué. Tal vez se deba a retrasos en los envíos, cambios en la demanda del mercado o ventas de la competencia. Al comprender la causa principal, puedes crear mejores estrategias futuras.

Si bien el análisis de causa raíz puede sonar como un solo método, en realidad es una combinación de diferentes herramientas y técnicas, con el objetivo de averiguar por qué ocurren los problemas. Sus orígenes se remontan a la gestión de la calidad total, pero ahora muchas empresas lo utilizan para resolver y prevenir problemas, independientemente de su enfoque de gestión.

Métodos eficaces de análisis de causa raíz

Cuando se trata de diagnosticar desafíos comerciales, se destacan varios métodos de análisis de causa raíz. Estos métodos ofrecen formas sistemáticas de llegar al meollo del asunto y encontrar soluciones duraderas.

Los 5 porqués

Los 5 porqués es un método directo que implica preguntar repetidamente “¿Por qué?” hasta llegar a la raíz del problema. Cada respuesta sienta las bases para la siguiente pregunta, quitando las capas que, de otro modo, podrían ocultar el problema real.

Por ejemplo, podrías preguntar:

  • ¿Por qué nuestra campaña de correo electrónico arrojó bajas tasas de apertura? (Porque las líneas de asunto no eran atractivas.)
  • ¿Por qué las líneas de asunto no generaron interacción? (Porque no eran personalizadas.)
  • ¿Por qué no se personalizaron? (Porque no teníamos suficientes datos de los clientes.)
  • ¿Por qué no teníamos suficientes datos de los clientes? (Porque nuestros métodos de recopilación de datos estaban desactualizados.)
  • ¿Por qué nuestros métodos de recolección de datos estaban desactualizados? (Porque no hemos actualizado nuestras herramientas.)

En este ejemplo, la necesidad de herramientas actualizadas es la causa raíz. Una vez resuelto ese problema, tus métodos de recopilación de datos pueden mejorar, lo que genera correos electrónicos personalizados con tasas de apertura mucho más altas.

Diagrama de espina de pescado

Un diagrama de espina de pescado es una herramienta visual que ayuda a los equipos a proponer ideas sobre las posibles causas de un problema. También se conoce como diagrama de Ishikawa o de causa y efecto.

La columna vertebral representa el problema que intentas resolver, como la disminución del tráfico del sitio web. Las costillas más pequeñas se extienden desde la columna vertebral para identificar los problemas subyacentes, como marketing, competidores o problemas técnicos.

Para reducir aún más las opciones, podrías enumerar factores causales específicos que podrían estar contribuyendo al problema principal. Por ejemplo, en temas técnicos, podrías enumerar aspectos como la velocidad de carga lenta y el tiempo de inactividad del sitio web.

Una vez que lo rellenes totalmente, este diagrama te ayuda a ver cómo se relaciona cada factor causal con el problema principal. Así podrás identificar las causas subyacentes, señalar la raíz y elegir las mejores soluciones.

Análisis de cambios y eventos

Un análisis de cambios y eventos se centra en explorar los cambios comerciales y los eventos que conducen al problema. Este método implica crear una línea de tiempo detallada para identificar cuándo y dónde salieron las cosas mal. Es beneficioso para problemas multifacéticos potencialmente causados por una serie de eventos o cambios.

Así es como funciona.

Supongamos que quieres descubrir por qué tu campaña de marketing de contenidos no cumplió con las expectativas. Crearías una línea de tiempo que mostrara todos los eventos previos a su lanzamiento. Esto incluye todas las decisiones tomadas, los cambios en el mercado, la colocación de anuncios y otros factores clave. Después, evalúa las deficiencias y descuidos del plan de marketing para determinar por qué la campaña no ha funcionado bien.  

Desglosar el proceso de análisis de causa raíz

El análisis de causa raíz es un kit de herramientas flexible, no un solo método. Por esa razón, existen numerosas formas de realizar este análisis. Los siguientes pasos proporcionan un marco estructurado sobre cómo podría funcionar dentro de una organización. Si es necesario, puedes adaptar y personalizar continuamente estos pasos para que funcionen mejor para tu empresa.

Paso 1: Reúne a tu equipo de análisis de causa raíz

Si bien puedes realizar un análisis de causa raíz solo, funciona mucho mejor cuando se realiza en un grupo pequeño. Establece tu equipo inicial seleccionando 2 o 3 personas del departamento que experimenta el problema. Designa a un líder para mantener la organización.

Además, incluye a un gerente de departamento que está familiarizado con los sistemas subyacentes, que conozca los detalles del proceso y que tenga la autoridad para promulgar las soluciones. Si tu equipo no tiene experiencia en el área del problema, considera involucrar a un cliente interno o a un experto en mejoras de calidad.

Todos los miembros del equipo deberán dedicar unos 2 meses a este proceso. Es probable que tengas que reunirte al menos una vez por semana durante aproximadamente 2 horas. Durante esas reuniones, tu equipo utilizará el método de análisis seleccionado para identificar las causas raíz y las soluciones.

Paso 2: Identifica el problema que quieres abordar

Antes de profundizar en la causa principal, es fundamental definir claramente el problema. Una descripción clara y concisa guía a tu equipo a través del proceso mientras te mantiene en el camino correcto.  

Comienza por crear un resumen sencillo y detallado del problema. Enfócate solo en un problema a la vez. Si tiene varios problemas, divídelos en partes individuales para abordarlos por separado.  

A continuación, explica por qué es importante este problema. Piense en cómo el problema afecta tus operaciones comerciales, esfuerzos de marketing o cualquier otro aspecto de tu organización.

Una vez que haya terminado, la descripción de tu problema podría verse así:

“Nuestro equipo de atención al cliente está recibiendo muchas quejas sobre información incorrecta en nuestro sitio web. Esto ha estado sucediendo durante 3 meses, y está causando que nuestros clientes estén inconformes. Algunos incluso están compartiendo comentarios negativos en las redes sociales. Tenemos que resolver este problema para recuperar la confianza de nuestros clientes y recobrar la lealtad a la marca”.

Paso 3: Recopila pruebas de que el problema existe

A continuación, es hora de reunir pruebas del problema y evaluar a fondo su impacto negativo en tu empresa. Esto no solo demuestra que vale la pena resolver el problema, sino que también te da un punto de partida para comprobar si tu solución funciona.

Trabaja con tu equipo para registrar datos, hechos y ejemplos reales que detallan el problema. Dependiendo del problema, esto puede incluir quejas de clientes, registros de errores, especificaciones de productos, registros de soporte técnico o contenido del sitio web.  

Trata de cuantificar el impacto del problema utilizando indicadores clave de rendimiento (KPI) u otras métricas, como las reseñas positivas y negativas. Por ejemplo, en el escenario de contenido del sitio web incorrecto anterior, los KPI relevantes pueden ser la puntuación de satisfacción de los clientes, el volumen de quejas y el tráfico, y la interacción del sitio web.

Paso 4: Haz una lluvia de ideas mediante herramientas de análisis para encontrar la causa raíz   

Una vez que hayas definido el problema y recopilado pruebas, comienza la lluvia de ideas. Al realizar un análisis de causa raíz, los problemas principales a menudo se encuentran debajo de varias capas de síntomas. Así que tendrás que profundizar para encontrar la causa principal. Para hacerlo de manera efectiva, elige una estrategia que se alinee con tus objetivos y funcione mejor para las necesidades de tu equipo.

Por ejemplo, puedes utilizar el diagrama de espina de pescado cuando quieras reunir una amplia gama de perspectivas. También es buena idea si tu equipo prefiere un enfoque estructurado para resolver los problemas. El diagrama ayuda a visualizar y clasificar claramente las posibles causas en diferentes grupos, revelando eficazmente todos los factores contribuyentes.   

Por otro lado, la técnica de los 5 por qués podría funcionar mejor si quieres localizar el problema principal con mayor rapidez. Si tu equipo prefiere una investigación más centrada y profunda, este método probablemente sea el camino a seguir. Es especialmente útil si sospechas que el problema tiene una simple causa raíz.

Idealmente, terminarás con una causa raíz singular, pero no siempre es el caso. Si existen varias causas principales para abordar, es posible que debas desarrollar una solución con múltiples vertientes. O tal vez necesites desglosar el problema en el segundo paso.

Paso 5: Desarrolla e implementa una solución eficaz

Con la verdadera causa raíz identificada, tu equipo puede trabajar para encontrar e implementar la solución adecuada. Reúne a tu equipo para otra sesión de lluvia de ideas para crear varias soluciones. Fomenta la retroalimentación abierta y honesta de cada miembro del equipo. Y anota todas las soluciones sugeridas sin descartar nada.

Revisa cada solución para ver cuánto tardará, qué tan bien podría funcionar y si es factible. La mejor solución será realista e impactante. Después de elegir la solución más prometedora, crea un plan de acción claro. Detalla los pasos, asigna funciones y establece plazos para garantizar una implementación sin complicaciones.

Luego, comparte el plan con todos los actores principales, asegurándote de que comprendan cómo proceder y cómo se ve el éxito. La comunicación es fundamental en esta etapa, ya que establece expectativas claras y ayuda a tu equipo a trabajar en conjunto.   

No olvides especificar el plazo previsto para ver los resultados. La duración puede variar según lo que esté en juego. Las soluciones sencillas pueden funcionar en cuestión de días, mientras que los problemas más complejos pueden tardar meses en resolverse.    

Paso 6: Revisa los resultados para confirmar que la solución funcionó

Después de darle tiempo a la solución para que funcione, verifica su efectividad. Primero, mide los resultados con respecto a los puntos de referencia de KPI que estableciste al principio. Por ejemplo, si estabas midiendo el tráfico del sitio web, vuelve al sistema de análisis para obtener los datos más recientes y compararlos con las cifras iniciales.

Segundo, recopila comentarios. Habla con cada persona en el equipo de análisis de causa raíz y con cualquier persona directamente afectada por los cambios. Revisa sus aportes para obtener una visión básica de qué tan bien la solución resolvió el problema.

Si los resultados no coinciden con tus expectativas, considera perfeccionar tu enfoque o volver al tablero de dibujo. Sin embargo, si la solución da en el clavo, documenta el recorrido para tener una hoja de ruta que te guíe si surgen problemas similares en el futuro. 

Optimiza la resolución de problemas con el análisis de causa raíz

En pocas palabras, el análisis de causa raíz ofrece una manera eficaz de abordar los desafíos de negocio. Este conjunto de enfoques descubre por qué se producen los problemas, lo que te permite resolverlos por completo y evitar que vuelvan a producirse. Por lo tanto, ya sea que desees mejorar el rendimiento de marketing, hacer que los clientes estén más conformes o mejorar tus productos, el análisis de causa raíz es la clave del éxito.

Comparte este artículo