Ir al contenido principal

¡Hola! Los planes Standard y Essential disponen de prueba gratuita. Suscríbete gratis hoy mismo.

Cómo iniciar un negocio en 10 pasos

Descubre cómo iniciar un negocio con esta guía de 10 pasos. Explora las consideraciones legales, financieras y de marketing al iniciar tu emprendimiento.

Si te interesa averiguar cómo iniciar tu propio negocio de éxito, para empezar, lee esta guía detallada de Mailchimp.

¿Te preguntas cómo poner en marcha un negocio? Construir algo desde cero puede ser increíblemente satisfactorio.

Por desgracia, hay muchas empresas emergentes que se encuentran con muchos desafíos y obstáculos a medida que intentan empezar.

Por otra parte, si te interesa poner en marcha un pequeño negocio, hay varios pasos que puedes dar para situarte en la mejor posición posible para tener éxito.

Obtén más información sobre cómo poner en marcha un nuevo negocio a continuación y asegúrate de contar con la ayuda de las herramientas adecuadas para colocar a tu joven empresa sobre un terreno sólido a medida que avanzas.

Paso 1: Realiza una investigación exhaustiva

El primer paso en cómo abrir un negocio tradicional es realizar una investigación exhaustiva. Debes llevar a cabo una cantidad suficiente de estudios de mercado antes de decidir abrir tu empresa.

La investigación de mercado es importante porque necesitas averiguar cómo encaja tu empresa.

¿Cuál será tu mercado objetivo? ¿Cómo vas a llegar a él? ¿Cómo les convencerás para que compren tus productos y servicios profesionales en lugar de productos de otras empresas que podrían estar más establecidas en tu zona?

Si recopilas esta información, puedes preparar tu negocio para el éxito. Esta es una parte importante de la búsqueda de los clientes adecuados para ti y tu negocio, y usarás esta información para impulsar más ventas.

Vende más con la plataforma de comercio electrónico de Mailchimp. Crea tu tienda, gestiona los pedidos y encuentra clientes potenciales.

Paso 2: Crea un plan de negocio

El siguiente paso es que tendrás que elaborar un plan de negocio. Un plan de negocio va a ser una visión general de cómo pondrás tu nuevo negocio en condiciones de triunfar. Hay varios elementos importantes que debes incluir en tu plan de negocios. Estas incluyen:

  • Resumen ejecutivo: va a ser una descripción general de tu empresa. Debes mencionar lo que hace tu negocio, por qué tus productos y servicios son diferentes de los demás y quién estará a cargo.
  • Descripción del negocio: necesitas tener una descripción del negocio, que profundice en los detalles sobre cómo operará.
  • Productos y servicios: deberías tener una sección que hable del producto o servicio que proporcionas, incluidos otros productos y servicios que puedas ofrecer en el futuro.
  • Estrategia de marketing: necesitas tener una estrategia de marketing, que incluya las herramientas y técnicas de optimización de marketing que piensas aprovechar para tu negocio.
  • Operaciones y gestión: debes entrar en detalles sobre cómo gestionarás las operaciones diarias y cómo se verá la estructura de gestión de tu negocio.
  • Plan financiero: Deberías hablar de un plan económico. Esto incluye tu presupuesto general, objetivos de ingresos, cómo emplearás tu dinero y de dónde procederán tus fondos.

Una vez que tengas estos componentes en su lugar, deberías tener todo lo que necesitas para completar tu plan de negocio.

Paso 3: Obtén financiación

El siguiente paso es obtener financiación. Es difícil lanzar tu negocio sin capital, pero, si no tienes ventas, no entra dinero. Hay varias formas de obtener financiación para tu negocio. Estas incluyen:

Bootstrapping

Se trata de utilizar tus ahorros personales para financiar tu negocio. Aunque es probable que empieces por aquí, lo más probable es que se agote enseguida. A continuación, tendrás que explorar otras opciones.

Familiares y amigos

Puedes hablar con tu familia y amigos sobre prestarte dinero para tu negocio. Si creen en lo que haces, puede que estén dispuestos a proporcionarte dinero sin cobrarte intereses.

Crowdfunding

También puedes probar el crowdfunding para ver si consigues pequeñas donaciones de mucha gente.  Puedes darles objetos a cambio, como tazas y camisetas.

Préstamo para pequeñas empresas

En última instancia, es posible que tengas que solicitar un préstamo para pequeñas empresas. Es posible que haya un banco local o una asociación de crédito en tu zona que te pueda proporcionar un préstamo a una tasa de interés favorable.

Considera estas opciones si estás buscando una fuente de financiación para tu pequeña empresa.

Paso 4: Decide tu estructura de negocio

Antes de poder lanzar tu nuevo negocio, también tienes que decidir cómo quieres estructurarlo. Hay varias opciones disponibles. Estas incluyen:

Empresa unipersonal

Si no eliges un organigrama, tu empresa se ajustará por defecto a una determinada clasificación. Sin embargo, optar por una determinada estructura conlleva responsabilidad personal por las deudas y obligaciones de tu negocio.

Al dirigir una empresa, una propiedad unipersonal puede ser un buen punto de partida, pero tal vez quieras cambiar a una estructura comercial más estratégica a medida que evoluciona.

Sociedades

Si tienes otra persona que hace negocios contigo, tal vez prefieras elegir esta opción. Puedes elegir una sociedad limitada o una sociedad de responsabilidad limitada.

Las sociedades limitadas tienen un socio con toda la responsabilidad, mientras que las sociedades de responsabilidad limitada otorgan una cantidad limitada de responsabilidad a cada propietario de la empresa.

Sociedad de responsabilidad limitada (SRL)

Normalmente abreviada como SRL o SL, es una gran opción que te ayuda a proteger tus activos personales en caso de una demanda. Esto podría incluir tu vehículo, tu casa y tu cuenta bancaria personal, entre otros activos.

Corporación C

Una corporación C te proporciona la mayor protección contra la responsabilidad comercial. Las corporaciones C se tratan como entidades separadas del propietario o propietarios de la pequeña empresa, lo que significa que la corporación está sujeta al impuesto de sociedades, y los propietarios o accionistas individuales están sujetos al impuesto sobre la renta personal.

Aunque te protegerá de la responsabilidad personal, se requiere más dinero para constituirla, hay más supervisión por parte del gobierno y hay países en los que deberás hacer frente a una doble tributación.

Corporación S

Una corporación S es una opción sólida porque previene la doble tributación que se aplica a las corporaciones C. Con una corporación S, puedes transferir algunos beneficios y pérdidas a los propietarios de pequeñas empresas, al tiempo que evitas los impuestos empresariales.

Echa un vistazo a los requisitos de elegibilidad y determina qué opción es la mejor para tu negocio.

Paso 5: Registra tu negocio en la administración

Si deseas dirigir una empresa de éxito, debes cumplir con todas las normas y reglamentos de la administración. Esto significa que necesitas obtener un identificador fiscal para tu empresa.

Del mismo modo que pagas impuestos sobre la renta personal, también tienes que pagar impuestos de sociedades. Tu negocio obtendrá beneficios y tendrá pérdidas. Deberás declarar ambos en tus impuestos, y tu CIF es como un número de la Seguridad Social para tu negocio. Debes cumplir con todas las leyes de impuestos comerciales si deseas evitar multas y sanciones.

Vende más con la plataforma de comercio electrónico de Mailchimp. Muchos propietarios de empresas utilizan Mailchimp para crear sus tiendas, gestionar pedidos y encontrar clientes potenciales.

Paso 6: Solicita los permisos adecuados

A continuación, debes solicitar los permisos correspondientes si deseas dirigir un negocio de éxito. El tipo exacto de permiso que deberás solicitar dependerá del tipo de empresa que dirijas.

Por ejemplo, si diriges una panadería o un restaurante, necesitarás obtener un permiso de vendedor de alimentos. Si deseas vender alcohol, es posible que necesites obtener una licencia de alcohol, pero el tipo exacto de licencia de alcohol que necesites puede variar en función de la región en la que trabajes.

Echa un vistazo a los productos y servicios que ofreces y asegúrate de solicitar los permisos adecuados.

Paso 7: Obtén un seguro de negocios

Debes obtener un seguro de negocios para asegurarte de que tu empresa está adecuadamente protegida. Tu negocio es uno de tus activos más valiosos, y necesitas protegerlo con una póliza de seguro adecuada.

Existen varios tipos de seguros de negocio que puedes necesitar. Algunos de ellos pueden estar incluidos en una única póliza. Algunas de las pólizas de seguros que debes considerar incluir son:

Seguro de responsabilidad general

Debes asegurarte de tener un seguro de responsabilidad general. Esto protegerá a tu negocio en caso de que alguien presente una demanda contra él.

Por ejemplo, si alguien entra en tu negocio, se resbala y cae, podría presentar una demanda. En este caso, el seguro de responsabilidad general podría protegerte.

Seguro de propiedad comercial

Si tu negocio es propietario del inmueble, es posible que debas contratar un seguro de propiedad comercial.

El seguro de propiedad comercial es como un seguro para el hogar para tu negocio. Si le ocurre algo a la propiedad, tu seguro de propiedad comercial puede protegerte.

Seguro de interrupción de la actividad

El seguro de interrupción de la actividad es importante si tu negocio tiene que cesar sus operaciones durante un cierto período de tiempo.

Si esto sucede, entonces el seguro de interrupción de la actividad puede cubrir los ingresos que pierdes como resultado de la interrupción. Debes echar un vistazo a los detalles de tu seguro de interrupción de la actividad para asegurarte de que entiendes en qué circunstancias entra en juego y cuáles no.

Seguro de vehículos comerciales

También debes considerar la posibilidad de obtener un seguro de vehículos comerciales. Es similar a la póliza de seguro que tienes en tu vehículo personal.

El seguro para vehículos comerciales está diseñado para proteger tus vehículos comerciales en caso de accidente. Asegúrate de que cubre no solo los bienes, sino también las facturas médicas derivadas del accidente.

Estos son algunos de los tipos más comunes de pólizas de seguros de negocios que puedes necesitar. Es posible que desees ponerte en contacto con un agente de seguros para asegurarte de no pasar por alto ninguna fuente importante de seguros.

Paso 8: Contrata al equipo adecuado

Para que tu negocio tenga éxito, tienes que contratar al equipo adecuado. Se dice que hoy en día es difícil encontrar buena ayuda, pero si piensas con quién quieres trabajar, contratarás a empleados que encajen bien. Algunos factores que debes tener en cuenta son:

Proveedores

Es posible que tu negocio tenga proveedores. Debes encontrar los proveedores adecuados para tu empresa.

Lo ideal sería encontrar varios proveedores que puedan gestionar diferentes áreas de tu negocio. De este modo, si un proveedor tiene un problema, no se paraliza toda la actividad de tu negocio.

Personal

Piensa en cuánto personal necesitas. A continuación, piensa en las cualificaciones que estás buscando.

¿Qué tipo de formación deben recibir? ¿Qué tipo de experiencia deben tener? ¿Cuánto quieres pagarles?

Realiza un estudio de mercado para averiguar lo que tendrás que pagar para que se consideren competitivo los empleados adecuados.

Contratistas y socios

Es muy probable que también tengas que contratar a algunos contratistas o socios independientes.

Se trata de personas que no se consideran empleados, pero que siguen siendo importantes para tu negocio. Debes intentar encontrar contratistas y socios que complementen bien tu conjunto de habilidades.

Si sabes cuáles son tus puntos débiles, busca personas que cubran esos puntos débiles con las habilidades adecuadas.

La contratación del equipo adecuado puede ayudarte a aumentar tus posibilidades de lanzar una empresa de éxito.

Paso 9: Comercializa tus productos y servicios

Puedes ofrecer los mejores productos y servicios del mundo, pero si nadie los conoce, te resultará difícil generar ventas.

Por lo tanto, debes pensar en cómo comercializar tus productos y servicios, y puedes hacerlo con una sólida campaña de marketing de base a través de Mailchimp.

Debes contar con un plan de marketing integral, y Mailchimp te permite hacer exactamente eso. La abrumadora mayoría de la gente tiene sus teléfonos en el bolsillo en todo momento, por lo que Mailchimp te ofrece una forma sencilla de llegar a ellos. Algunas de las principales ventajas de utilizar Mailchimp son:

  • Dirigirte a tu público: puedes segmentar tu mercado objetivo en varias partes. A continuación, puedes personalizar el correo electrónico para cada uno de ellos, lo que te ayudará a aumentar tu tasa de conversión.
  • Reenganchar a los suscriptores: si tienes suscriptores que se han decaído un poco, puedes volver a captarlos con Mailchimp. De este modo, no solo podrás captar nuevos clientes, sino también conservar los actuales.
  • Realizar análisis detallados: con acceso a análisis detallados, puedes averiguar qué funciona y qué no. De este modo, puedes averiguar cómo optimizar los resultados de tu campaña de marketing.
  • Facilidad de uso: Mailchimp te lo pone fácil, aunque no tengas mucha experiencia con las herramientas avanzadas de marketing. Hay una práctica interfaz de usuario que te guiará a través del proceso.

Por todas estas razones, debes considerar el uso de Mailchimp para orquestar tu campaña de marketing. De este modo, puedes maximizar el retorno de tu inversión en marketing.

Otras formas en las que Mailchimp puede ayudarte a comercializar tu negocio son la publicidad de pago, la gestión de redes sociales, la optimización inteligente de contenidos y el marketing por correo electrónico.

Paso 10: Haz crecer tu negocio

Por último, necesitas hacer crecer tu negocio. A medida que tu negocio vaya despegando, no pierdas de vista quién visita tu sitio web, quién encarga tus productos y servicios y qué parece gustarle a la gente.

Anima a tus clientes a dejar reseñas. Quizá quieras incentivarles para que lo hagan ofreciéndoles un pequeño descuento cuando repitan una compra o dejen una reseña positiva. Incluso puedes utilizar Mailchimp para ofrecer descuentos, promociones y cupones a tus clientes.

Si observas que tus clientes tienden a gravitar hacia un producto o servicio específico, tal vez prefieras ampliar esa línea de productos. Es posible que incluso quieras hablar con tus clientes potenciales para ver si tienen alguna idea sobre más productos y servicios que puedes ofrecer. Vigila tu mercado para identificar oportunidades de expansión.

Si existe una necesidad que no está siendo satisfecha por el mercado actual, esa podría ser una buena oportunidad para tu empresa.

Por último, no te olvides de consultar con tus empleados de vez en cuando. La retención de empleados es muy importante, y debes hacer todo lo posible para mantenerlos a tu alrededor.

Cómo poner en marcha un negocio: Preguntas frecuentes

Empezar tu propia pequeña empresa puede traerte una libertad financiera personal. Puede constituir la base de la riqueza generacional.

Todos hemos escuchado historias de pequeñas empresas con un éxito increíble que se convierten en grandes negocios. Y la mayoría de nosotros conocemos a uno o más emprendedores que "lo han hecho" tras años de éxito en su propia pequeña empresa que proporciona trabajos para sus trabajadores y seguridad para sus familias. Pero todas estas pequeñas empresas exitosas surgieron de la mentalidad correcta.

¿Cómo se me ocurre una idea de negocio?

¿Cuál es la mentalidad correcta para poner en marcha una pequeña empresa? Aquí tienes tres principios básicos.

  • Estarás listo para poner en marcha tu pequeña empresa cuando hayas logrado consistencia en tu planificación. Está bien pensar a lo grande. Solo necesitas poder poner una base debajo de tu castillo en el aire.
  • Debes ser capaz de superar la parálisis por el análisis. Has de tener un sentido del riesgo aceptable que te permite seguir adelante, aunque no estés totalmente seguro de los resultados.
  • Debes construir tu negocio en torno a algo que te gusta hacer. Las mejores ideas para pequeñas empresas consisten en encontrar los recursos para hacer algo que nunca has podido lograr.

Una vez que hayas eliminado estos obstáculos, estarás listo para poner en funcionamiento tu plan de negocios. Es muy probable que en un año seas un negocio de mil millones de euros, pero incluso las "pequeñas empresas" pueden ser financieramente significativas.

¿Cómo registrar mi negocio?

No hay nada que te impida hacer consultas o hacer ventas como único propietario.

Es posible que necesites una licencia comercial antes de ofrecer bienes o servicios al público (obtienes una licencia comercial de tu ciudad, provincia, estado o provincia), pero en la mayoría de las jurisdicciones, puedes empezar de inmediato.

Pero no lo hagas.

Tómate el tiempo necesario para registrar el nombre de tu negocio. Esto te da una presencia única en tu mercado. No querrás invertir horas y dinero en construir tu presencia pública solo para que el nombre de tu negocio sea usurpado por un competidor. También deberás evitar dar la apariencia de un competidor y asumir responsabilidades legales cuando tus clientes no estén satisfechos con ellos.

Mejor aún, registra tu empresa como sociedad de responsabilidad limitada, más conocida como SRL o SL. La SRL o SL protege tus activos personales, por ejemplo, tu cuenta bancaria para la retirada, tu casa y tu coche, de las sentencias legales contra tu negocio. También te da acceso a importantes ventajas del impuesto federal sobre la renta si obtienes ingresos en los Estados Unidos.

Puedes organizar tu pequeña empresa como corporación. A veces, esto tiene sentido desde el punto de vista financiero. Pide más información a tu contable.

¿Qué se considera una "pequeña empresa"?

Las administraciones de los distintos países utilizan diversos códigos de clasificación industrial para etiquetar a las empresas como pequeñas, medianas o grandes.

Las cifras exactas difieren según el tipo de industria al que pertenezcas, pero en general, en Europa, una empresa es "pequeña" si tiene:

  • unos ingresos inferiores a 10 millones de euros (12,1 millones de dólares), y 
  • un número de empleados inferior a 50, pero superior a 10.

Un desarrollador de software, por ejemplo, puede considerarse una pequeña empresa si tiene 30 empleados. Un proveedor de SaaS puede considerarse una pequeña empresa si tiene unas ventas anuales de 7 millones de euros.

Estas directrices establecen límites superiores para ciertos tipos de financiación. No obtendrás financiación si los superas, pero puedes obtenerla si aún no has logrado la definición de pequeña empresa.

¿Cómo gestionar las finanzas?

Es fácil recordar la regla fundamental para las finanzas de pequeñas empresas:

Mantén las cuentas de tu negocio separadas de las personales.

En realidad, no hay ninguna norma establecida por los sistemas fiscales estatales que obligue a mantener las cuentas empresariales separadas de las personales.

Los problemas surgen cuando se mezclan fondos y no se pueden documentar los beneficios y las pérdidas ante un prestamista o un auditor fiscal. Mezclar las cuentas también puede poner en peligro tu condición de SRL/SL, que protege tus activos personales frente a reclamaciones legales contra tu negocio.

¿Cómo empiezo a contratar empleados?

Si estás empezando una nuevo negocio, uno de los aspectos de la gestión de una pequeña empresa que más probabilidades tiene de causarte graves problemas es no recaudar, presentar y pagar los impuestos sobre las nóminas.

Debes abonar las retenciones de tus empleados en el sistema tributario estatal. Debes pagar tu cuota correspondiente a las leyes de cotizaciones. No puedes descuidar el seguro de indemnización de los trabajadores ni los impuestos de desempleo.

No dejes al azar la parte contable de la gestión de nóminas. Empieza con buen pie con tus empleados y con las autoridades fiscales. No dejes que un escándalo con las nóminas arruine todo tu duro trabajo.

Configura tu negocio para lograr el éxito con Mailchimp

Estos son algunos de los pasos más importantes que debes tener en cuenta si te preguntas cómo poner en marcha un negocio. Son muchos los desafíos que surgen con la puesta en marcha de un nuevo negocio, y hay algunos obstáculos que tendrás que superar.

Afortunadamente, no es algo que tengas que hacer por tu cuenta. Hay muchas herramientas que puedes utilizar para ayudarte a situar tu negocio en una posición de éxito.

Por ejemplo, puedes aprovechar Mailchimp, lo que te facilita orquestar una campaña de marketing exitosa. Puedes generar una campaña de marketing que se adapte a tus puntos fuertes y también a tus puntos débiles.

De este modo, puedes convencer a tu mercado objetivo para que aprovechen al máximo tus productos y servicios.

Vende más con la plataforma de comercio electrónico de Mailchimp. Crea tu tienda, gestiona los pedidos y encuentra nuevos clientes.

Comparte este artículo