Ir al contenido principal

¡Hola! Los planes Standard y Essential disponen de prueba gratuita. Suscríbete gratis hoy mismo.

Los beneficios de la monitorización de API para líderes empresariales

Haz que tus APIs funcionen sin problemas, minimiza errores, mejorar la experiencia del usuario y optimizar el rendimiento con una solución de supervisión.

Las interfaces de programación de aplicaciones (Application Programming Interfaces, API) crecen rápidamente a medida que el software se vuelve más complejo y depende de aplicaciones de terceros para funcionar de manera eficiente. Esto se aplica tanto a las funciones internas como a las orientadas al cliente. Las API ayudan al guiar las interacciones entre 2 sistemas, proporcionando tanto información del idioma como de contrato. Cada API tiene sus propias especificaciones y documentos que describen cómo se transfieren los datos de un sistema a otro.

Las API cambian las reglas del juego para ampliar las funcionalidades y capacidades al interactuar con aplicaciones. Uno de los motivos por los que las API son cada vez más populares es porque no necesitan muchos recursos para ejecutar las integraciones.

El uso común de las API incluye:

  • Integrarse con API de terceros
  • Crear API para uso interno
  • Crear y exponer API para uso externo

Las API pueden aumentar el valor de tu negocio en términos de uso de empleados internos y clientes externos. Pero no puedes instalar las API y dejar que se ejecuten. Es importante instituir una supervisión de API rutinaria y aprender sobre los puntos finales de la API.

Te ayudaremos a comprender cómo medir el rendimiento de la API para capturar el valor potencial de la API. Este proceso es útil para propietarios de pequeñas empresas, medianas empresas y grandes empresas que utilizan API en sus aplicaciones.

¿Qué es la supervisión de API?

La supervisión de API es la práctica de recopilación y análisis de datos, que proporciona información sobre el rendimiento de una interfaz de programación de aplicaciones. Esta supervisión rutinaria se utiliza para identificar y resolver cualquier problema de rendimiento que pueda afectar a los usuarios y maximizar el valor que una API puede generar. Por ejemplo, la supervisión puede detectar si una API no se está ejecutando tan rápido como debería y ayudarte a determinar la causa del problema de rendimiento.

Las aplicaciones actuales se basan en numerosos microservicios independientes, y si alguno de esos microservicios no funciona correctamente, puede afectar negativamente al rendimiento general de una aplicación. Además, puede ser difícil identificar qué API no funciona conforme lo esperado sin supervisión.

La supervisión de API puede medir:

  • El tiempo que se tarda en llamar a una rutina
  • El tiempo que tarda en ejecutarse una rutina
  • Desde dónde se llama
  • El tiempo total que se utiliza para ejecutar esa transacción

Importancia de la supervisión de API

La supervisión de API básicamente permite a una empresa:

  • Garantizar la funcionalidad
  • Minimizar las amenazas para la seguridad del sitio web
  • Resolver rápidamente cualquier problema de rendimiento
  • Mejorar la experiencia del usuario

La supervisión del rendimiento de la API también te permite obtener respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Están disponibles las API?
  • ¿Cómo se comportan las API?
  • ¿Están funcionando las API según lo previsto?
  • ¿Proporcionan las API la experiencia prevista?

Estas preguntas son importantes porque si las API fallan, también lo hacen las aplicaciones que las utilizan. Puedes pensar en las API como combustible necesario para activar las aplicaciones modernas. Si utilizas la transformación digital en tus procesos, las API son muy a menudo la base sobre la que se apoya el movimiento de una empresa hacia los sistemas digitales.

Esto significa que muchas aplicaciones dependen de las API para funciones cruciales para administrar tu negocio. Si no entiendes cómo funcionan las API y cuál es el punto final de la API, estás creando puntos ciegos en su rendimiento.

Si adoptas las prácticas Agile u otras prácticas modernas para tus ciclos de desarrollo, como el desarrollo, las pruebas, la implementación y la supervisión, puedes ver por qué la supervisión es fundamental para el ciclo de integración en curso. Mantener los scripts de supervisión con las últimas versiones de las pruebas de función ayudará a garantizar que tus funciones no se interrumpan durante el uso. No hay nada más frustrante que cuando un servicio en línea no funciona como debería.

Mantener contentos a tus usuarios cuando utilizan tus aplicaciones es una prioridad para la atención al cliente y la retención de clientes. Si las API que dirigen los servicios para tus aplicaciones no están disponibles, no funcionan correctamente o no responden, el rendimiento de las aplicaciones se verá afectado negativamente y los usuarios finales quedarán insatisfechos.

Cómo supervisar las API

La clave para supervisar las API es realizar un seguimiento de las métricas que reflejan los factores más importantes en el rendimiento de una aplicación. Estas métricas pueden variar de una empresa a otra o de una aplicación a otra. Muy a menudo, estas métricas incluyen la cantidad de datos devueltos, el tiempo de respuesta a las llamadas de función de API y el número de llamadas a funciones de API. Otras métricas incluyen el tiempo de actividad, la latencia promedio, el uso de la memoria y de la CPU, así como la tasa de errores.

Actualmente hay 2 métodos para supervisar las API:

  1. Supervisión sintética
  2. Supervisión de usuarios reales (Real user monitoring, RUM)

Supervisión sintética

La supervisión sintética es un método de medición del rendimiento de la aplicación que sigue las rutas que los usuarios pueden tomar mientras interactúan con una aplicación. Supervisa automáticamente el tiempo de actividad de la aplicación e informa de cómo responde al comportamiento típico del usuario. La supervisión sintética utiliza scripts para crear interacciones de usuario simuladas con varias variables, como tipos de dispositivos, ubicaciones geográficas y otros escenarios posibles. Una vez que se recopilan y se analizan los datos, una solución de supervisión sintética de API produce información sobre el rendimiento de tu aplicación.

Supervisión de usuarios reales (Real user monitoring, RUM)

RUM es otra práctica de supervisión que produce información valiosa sobre el rendimiento y la utilidad de una aplicación. Sin embargo, utiliza un método totalmente diferente al de la supervisión sintética. RUM observa las experiencias reales de los usuarios cuando interactúan con la aplicación.

Este método utiliza más que una muestra de datos para recopilar información. En su lugar, captura el comportamiento real del consumidor durante una transacción u otro tipo de interacción, dando a los desarrolladores las herramientas para visualizar la ruta de un cliente a través de la aplicación. El uso de esta técnica ayuda a resolver problemas de la aplicación utilizando datos en tiempo real de clientes reales.

RUM te da observabilidad de pila completa para la experiencia de cada usuario final para que no te encuentres con puntos ciegos que podrían afectar el rendimiento general de tu aplicación. También te proporciona datos reales que puedes utilizar para el desarrollo futuro de aplicaciones.

Ambos tipos de supervisión de API facilitan un proceso fluido al desarrollar una aplicación. Los desarrolladores pueden comprender mejor por lo que pasa un cliente cuando utiliza la aplicación. El uso de cualquiera de los tipos de supervisión mejorará la experiencia del usuario final, siempre y cuando cuentes con un sistema para analizar los datos. Una práctica inteligente es utilizar ambos tipos de supervisión de API, para obtener una imagen más completa del rendimiento de tu API.

Para empezar con la supervisión de API, debes seleccionar una herramienta de supervisión de API.

Consejos para encontrar las herramientas de supervisión de API adecuadas

Dado que confías en la supervisión de API para ofrecer una experiencia fluida a tus usuarios finales, se recomienda buscar las mejores herramientas de supervisión de API para recopilar y analizar los datos. Es importante recordar que no todas las herramientas de supervisión de API son iguales. Cada una tiene puntos fuertes y débiles que pueden afectar a la forma en que se recopilan e interpretan tus datos.

Es bueno buscar herramientas de supervisión de API que proporcionen estas funciones:

  • La capacidad de identificar las API de terceros que están afectando negativamente al rendimiento de tu aplicación.
  • Proporcionar soporte para ambos tipos de supervisión, incluida la supervisión sintética de API y RUM.
  • Análisis en tiempo real de algo más que la supervisión de muestras de datos, que ofrece un análisis exhaustivo del rendimiento de tu aplicación.

Comprender el comportamiento y la experiencia del consumidor

Para comprender realmente cómo utilizan y experimentan los clientes una API, una buena idea es automatizar la recopilación de datos de audiencia y el seguimiento de todas las interacciones de los usuarios. En este caso, no se trata de descubrir un número promedio o total.

En su lugar, el foco está en cada experiencia del cliente y cómo perciben tu empresa como resultado. Esto significa que incluso los valores atípicos son importantes porque afectan a la calidad del análisis de datos. La obtención de muestras aleatorias no te proporcionará los datos que buscas para mejorar el funcionamiento y la experiencia de tus aplicaciones.

Las métricas integrales en tiempo real recopiladas y analizadas con RUM te dan una visión auténtica de lo que tus clientes experimentan cuando utilizan tu aplicación. Puedes analizar la experiencia de cada cliente para descubrir si hay margen de mejora. Estos datos son necesarios para determinar y resolver cualquier ralentización de la aplicación y otros fallos justo cuando se producen. Esto te permite solucionar un problema antes de que afecte a más clientes.

Tal vez, las llamadas de API desde una ubicación geográfica están agotando el tiempo de las interacciones, pero este problema solo se produce en algunas áreas. Esto puede deberse a un problema causado por tu sistema. Sin embargo, también puede ser culpa de tu proveedor de API, no de algo que tu aplicación o sistema esté haciendo. Debes decidir cómo utilizar tus servicios API para los clientes en esa ubicación, o bien puedes dar a todos tus clientes la misma experiencia hasta que el proveedor haga un cambio.

Las soluciones de supervisión de API se pueden personalizar para lograr el mejor ajuste para tus empleados y clientes.

Supervisar las API de tu empresa

Ahora que conoces la importancia de supervisar las API, es esencial adoptar un enfoque proactivo y realizar un seguimiento periódico del rendimiento de tus aplicaciones. Hacerlo te permite identificar de forma rápida y eficaz los problemas que pueden afectar a la facilidad de uso. Como resultado, puedes minimizar las interrupciones y aumentar el tiempo de actividad de todos los usuarios, proporcionando así una experiencia positiva con tu marca.

No tienes que averiguar cómo supervisar tus API solas. No solo puedes crear integraciones con las herramientas para desarrolladores de Mailchimp, sino que también puedes vigilar su rendimiento.

Comparte este artículo