Ir al contenido principal

¡Hola! Los planes Standard y Essential disponen de prueba gratuita. Suscríbete gratis hoy mismo.

Liderazgo autocrático: consejos para líderes de equipo

Conoce las características del liderazgo autocrático y cómo desenvolverte con éxito con un líder autocrático en el lugar de trabajo.

En el mundo de los negocios, hay cuatro estilos de liderazgo diferentes: autoritario, democrático, transformacional y laissez-faire. Estos estilos de liderazgo adoptan distintos enfoques para gestionar a los empleados y las operaciones empresariales. Pero mientras que los ejecutivos y gerentes deben elegir el estilo de liderazgo que mejor se adapte a su entorno, objetivos y empleados, los trabajadores también deben conocer sus estilos para saber qué esperar y cómo reaccionar.

Entender los estilos de liderazgo es vital para los líderes de equipo. Necesitan gestionar a los miembros del equipo y establecer expectativas teniendo en cuenta el estilo de liderazgo de la empresa o de los responsables de la toma de decisiones del proyecto.

El estilo autoritario de liderazgo es uno de los más difíciles. Con este estilo de liderazgo, los jefes de equipo deben comprender cómo comunicarse, incrementar la implicación y gestionar las operaciones mientras trabajan subordinados a un líder autocrático, lo que puede resultar difícil.

En este artículo, hablaremos de las características de un líder autocrático, los pros y los contras del liderazgo autoritario, y más. Sigue leyendo para obtener más información sobre cómo bandearse con un líder autocrático y fortalecerse en el camino.

¿Qué es el liderazgo autoritario?

El liderazgo autoritario centra toda la toma de decisiones de una empresa o proyecto en una sola persona. Un líder autocrático dicta cómo dirigir la empresa y espera que todos sigan sus instrucciones. Buscan poca o ninguna aportación de los colaboradores y no consideran que la colaboración merezca la pena para una planificación o gestión exitosa.

Los líderes autoritarios pueden delegar tareas y pedir consejo sobre cuestiones concretas, pero toman las decisiones finales y suelen exigir la aprobación de cualquier trabajo realizado sin su supervisión directa.

Historia del liderazgo autoritario

La historia del liderazgo autoritario, también conocido como liderazgo autocrático, se remonta a la antigüedad. Uno de los líderes más conocidos del Imperio Romano, Julio César, era un autócrata que buscaba consolidar los poderes de toma de decisiones limitando la influencia de los senadores del imperio.

Otros líderes autoritarios famosos son Napoleón Bonaparte y Ghengis Khan, que disfrutaron del control centralizado tanto sobre el gobierno como sobre las fuerzas armadas.

Hay muchos ejemplos de liderazgo autoritario en los negocios. El fabricante de automóviles Henry Ford y el innovador tecnológico Steve Jobs eran conocidos por sus estilos autoritarios. Se rodearon de gente con ideas afines y gestionaron algunos de los detalles más pequeños de sus empresas en lugar de delegar o pedir la opinión de los demás.

Características del liderazgo autoritario

Los líderes autoritarios tienen varias características que los distinguen de otros estilos de liderazgo, como:

  • Control centralizado: a diferencia de los gerentes con un estilo de liderazgo democrático, los líderes autoritarios suelen ignorar o evitar el asesoramiento de los demás. Toman decisiones sobre la empresa, las estrategias comerciales y las políticas por su cuenta. En última instancia, no pasa nada importante en la empresa sin su autorización.
  • Estructura jerárquica: la empresa está estructurada de una manera que centraliza el poder de toma de decisiones. Los líderes autoritarios esperan que los subordinados los sigan y pueden ascender a aquellos que lo hacen a puestos superiores.
  • Colaboración limitada: un líder autocrático suele considerarse la persona más competente y experta de la empresa o equipo. Rara vez buscan aportaciones o participan en sesiones de estrategia o de lluvia de ideas con los demás.
  • Motivación basada en el miedo: un gerente o ejecutivo con un estilo de liderazgo autoritario podría llamar al orden públicamente a los empleados que no siguen las instrucciones o cuyo trabajo no cumple las expectativas. Los trabajadores pueden sentirse preocupados por quedar fuera de futuros proyectos o por no conseguir ascensos si no siguen los deseos de su líder.
  • Autoritarismo: los gestores autoritarios a menudo demandan fidelidad de sus subordinados y pueden mantener a los trabajadores que los cuestionen a distancia o castigarlos por ofrecer opiniones disidentes.
  • Alta productividad: un líder autocrático puede ser altamente productivo. Dado que organizan y planifican cada aspecto de un proyecto u operación comercial, se pierde poco tiempo en el debate o la toma de decisiones. Se reprenderá a quienes no cumplan los puntos de referencia o las normas de desempeño del líder.

Ventajas y desventajas de los líderes autoritarios

Para muchas personas, la definición de liderazgo autoritario tiene connotaciones negativas.

Quizás te preguntes, ¿en qué beneficia un estilo de liderazgo autoritario a una empresa? Al igual que cualquier estilo de liderazgo, el liderazgo autoritario tiene ventajas y desventajas.

Ventajas

El liderazgo autoritario aporta algunas cualidades positivas a una empresa. Muchas de las ventajas de este estilo de liderazgo tienen que ver con la eficacia y el rendimiento.

  • Roles distintivos dentro de la empresa: los líderes autoritarios suelen asignar tareas bien definidas a los empleados. Todo el mundo conoce (o aprende con rapidez) las expectativas y es consciente de la jerarquía dentro del grupo o empresa.
  • Productividad y eficacia: dado que no hay debate y cada trabajador tiene funciones definidas, los grupos con líderes autoritarios tienden a trabajar de forma eficiente. Sin embargo, su éxito y eficacia generales dependen del conocimiento y las capacidades de planificación del líder.
  • Alivia la presión sobre los trabajadores: aunque los trabajadores pueden sentir presión para seguir los deseos del líder y obedecer las directivas, no tienen que lidiar con el estrés de tomar decisiones de alto nivel. El éxito o el fracaso de la empresa recae únicamente en el líder autocrático.

El liderazgo autoritario a menudo funciona bien en las empresas que requieren decisiones urgentes, como el sector militar, la logística y la seguridad. También puede tener éxito en operaciones como fabricación y construcción, que tienen procesos bien definidos y requieren el cumplimiento de los plazos.

Desventajas

El inconveniente más obvio de este estilo de liderazgo se produce cuando la persona a cargo no es capaz de tomar decisiones o planificar de manera competente. Las otras desventajas a menudo tienen que ver con la insatisfacción de los empleados.

  • Falta de creatividad: en organizaciones con un estilo de liderazgo autoritario, la creatividad no se alienta (o incluso se castiga). Los empleados no pueden aportar soluciones creativas, incluso si mejoraran la operación en general.
  • Desánimo: los empleados pueden chocar con un líder que les exija obedecer las directivas sin preguntas y desalienta la aportación y el pensamiento creativo. Es posible que no se sientan orgullosos de su trabajo y sientan que son reemplazables. Esta mala actitud puede perjudicar el rendimiento y la retención de los empleados.

Los campos que requieren un pensamiento creativo, como el marketing, la creación de contenidos y la investigación y el desarrollo, no suelen ser adecuados para los líderes autoritarios. Coartar las aportaciones y el pensamiento original puede dañar la capacidad de una empresa de competir e innovar.

Por ejemplo, una empresa necesita la aportación de distintos empleados si quiere conseguir una mejor productividad de marketing, lo que probablemente no sería posible con un líder autocrático al cargo.

Cómo bandearse con los estilos de liderazgo autoritario

Los líderes y miembros del equipo pueden encontrarse en una posición en la que tienen que tratar con un líder autocrático o autoritario. Si te encuentras en esta situación, estos son los pasos para manejarse con éxito.

Comunícate con claridad

En los proyectos con un único responsable, es esencial comunicar las expectativas. Si los trabajadores entienden lo que tienen que hacer, limitará sus niveles de tensión y reducirá la presión.

Los líderes de equipo también deben buscar respuestas del líder o alguien por encima de ellos en la jerarquía cuando algo no esté claro.

Construye una relación con el líder

Los líderes y empleados del equipo a menudo temen a los jefes autoritarios. Puedes estar bastante seguro de que un jefe autoritario no mostrará ningún interés por tu nueva idea de negocio.

Sin embargo, establecer una buena relación proporciona una línea de comunicación abierta para pedir aclaraciones y proporcionar actualizaciones sobre los progresos. Con la comunicación frecuente, también puedes aprender cómo enmarcar la información sobre los contratiempos de una manera que no les moleste.

Prioriza a los miembros de tu equipo

Los estilos de liderazgo autoritario pueden alienar a algunos empleados. A menudo recae en el líder del equipo hacer que los trabajadores sientan que son miembros valiosos de un grupo e impulsar la participación y la productividad de los empleados.

Puedes centrarte en estas áreas y asegurarte de que los empleados cuentan con la dirección y los recursos que necesitan para completar el trabajo esperado.

Además, puedes celebrar los éxitos, como llegar a puntos de referencia a tiempo. Este reconocimiento puede contribuir a fomentar un sentido de pertenencia y propósito dentro de tu equipo y a alimentar la moral, lo que podría estar faltando debido a la estructura general de liderazgo de la empresa.

Sé profesional

Los empleados pueden tomarse a pecho las críticas y exigencias de un líder autocrático. Siempre es esencial ser profesional y centrarse en el trabajo en lugar de tomarse las cosas como algo personal.

La profesionalidad requiere completar las tareas que tienes delante. Esto requiere centrarse en el trabajo e inhibir cualquier opinión o emociones sobre el estado de tu empresa o los desacuerdos con tus gerentes.

Muchos líderes autoritarios se centran en los resultados en lugar de en los procesos, por lo que los empleados y equipos pueden realizar las tareas asignadas como consideren oportuno.

Desarrolla una estrategia para gestionar los conflictos

Pueden existir conflictos entre los gerentes autoritarios y los equipos y empleados que los forman. Prepararte para los desacuerdos puede evitar que descarrile el progreso y dañar la moral.

Puede ser necesario realizar el trabajo sin comunicarse directamente con el líder o buscar aclaraciones. También puedes proporcionar actualizaciones a través de un intermediario, en lugar de hablar directamente con él.

Busca ayuda cuando sea necesario

Puedes buscar el apoyo de compañeros que tengan experiencia en este estilo de liderazgo. Es posible que puedan ofrecer asesoramiento sobre cómo gestionar tu equipo o lidiar con problemas en el lugar de trabajo.

Además, puedes buscar ayuda de otras personas dentro de la jerarquía de la empresa. Es posible que puedan ofrecer asesoramiento o interceder por ti si tu equipo necesita recursos adicionales o si el líder te exige algo poco real.

Guía con éxito a tu equipo a través de un estilo de liderazgo autoritario

Los líderes autoritarios aglutinan los poderes de toma de decisiones y la supervisión. Esto crea un lugar de trabajo que puede funcionar de manera eficiente, pero también podría ahogar la creatividad y conducir a problemas de moral. Típicamente depende de los jefes de equipo lidiar con la dinámica del lugar de trabajo creada por estilos de liderazgo autoritario.

Además de centrarse en los empleados y servir como enlace entre los trabajadores y el líder, un jefe de equipo puede aprovechar este estilo de liderazgo.

Por ejemplo, puede emplear las herramientas de Mailchimp para facilitar la automatización del proceso de trabajo. Los líderes autoritarios a menudo se centran en los resultados en lugar de en las técnicas que tu equipo utiliza para lograrlos. En algunos casos, los procesos automatizados pueden aumentar tu productividad y ayudarte a cumplir las expectativas y completar las tareas con eficacia.

Lograr resultados fiables que cumplan con las expectativas de un líder autocrático es la mejor manera de tener éxito en este tipo de lugares de trabajo, y puedes utilizar Mailchimp para ayudarte a conseguirlo.

Comparte este artículo