Ir al contenido principal

¡Hola! Los planes Standard y Essential disponen de prueba gratuita. Suscríbete gratis hoy mismo.

Ideas de negocio para convertirte en tu propio jefe

Aprende qué es una buena idea de negocio y cómo llevar tu idea desde el inicio hasta la producción.

Las interminables solicitudes de trabajo y las llamadas para las entrevistas pueden parecer los obstáculos del empleo, pero no es necesariamente así. Emprender es una opción que muchas personas persiguen, especialmente en nuestra creciente economía de freelancers y pequeñas empresas. Trabajar por cuenta propia tiene sus pros y sus contras, y cada nueva aventura conlleva sus propios retos. A continuación, exploraremos las cualidades de una buena idea de negocio, cómo crear tu propio puesto de trabajo y los pros y los contras de ser tu propio jefe.

Elementos clave de una buena idea de negocio

No hay límite para el tipo de negocio que puedes crear. Aunque los detalles varían, hay algunos elementos clave constantes en todos los negocios de éxito.

Demanda clara de un producto o servicio

La oferta y la demanda son los pilares de todo negocio. Toda idea de negocio debe contar con pruebas sólidas y claras de la demanda en tu mercado o campo. Puedes medir la demanda del mercado de varias maneras. Los programas de marketing y divulgación pueden hacer llegar tu idea al público deseado, o puedes ponerte en contacto con él mediante encuestas de interés o foros abiertos. Cuanto mejor conozcas a tu público, mejor será tu probabilidad de éxito; considera el hecho de que el 14 % de las empresas de nueva creación fracasan al no estar relacionadas con las necesidades de los clientes.

Objetivos a corto y largo plazo

Tener un plan detallado es crucial para que cualquier iniciativa empresarial tenga éxito. Tus planes a largo plazo y tus planes a corto plazo deben funcionar juntos para mantener tus objetivos. Establecer objetivos SMART a corto plazo te permitirá alcanzar el éxito a largo plazo.

Espacio para crecer

No tengas miedo de modificar parte —o la totalidad— de tu idea basándote en nueva información o experiencia. A veces el cambio es necesario. Es importante mantenerse al día con el mercado actual y estar dispuesto a adaptarse a los comentarios imprevistos de tu base de clientes. Ser flexible y tener la mente abierta puede significar la diferencia entre que tu idea se quede en una idea o que salga al mundo. Recuerda que siempre puedes volver atrás cuando te hayas consolidado.

La cantidad adecuada de motivación

Tu idea de negocio no tiene que basarse necesariamente en hacer algo que te guste —aunque eso ayuda—, sino que debe basarse en algo que te motive. Tanto si trabajas para servir a una causa o a una comunidad que es importante para ti, como si quieres perfeccionar una habilidad o ayudar a otros a hacer lo mismo, la motivación puede ayudarte a mantener la inspiración en los momentos difíciles.

Cómo generar ideas de negocio

Generar ideas empresariales es uno de los pasos más importantes para cualquier emprendedor. Si no tienes buenas ideas, será difícil poner en marcha tu negocio.

En esta entrada de blog, te enseñaremos a generar ideas de negocio que te ayudarán a alcanzar el éxito. También te daremos algunos consejos sobre cómo asegurarte de que tu idea sea viable.

1. Pregunta a familiares y amigos

El primer lugar que cualquier emprendedor debe tener en cuenta al idear nuevas ideas empresariales es su propia red de familiares y amigos. Después de todo, estas son las personas que mejor te conocen y es más probable que apoyen tu nueva empresa.

Al pedir ideas a las personas más cercanas a ti, no solo obtendrás algunas sugerencias excelentes, sino que también te harás una idea de qué tipo de negocio sería adecuado para tus habilidades.

Tus amigos y familiares también tendrán puntos de vista muy diferentes a los tuyos. Tienen sus situaciones a las que se enfrentan todos los días en las que quizás no hayas pensado.

2. Considera los problemas de tu vida diaria y luego resuélvelos.

Las mejores ideas comerciales provienen de resolver problemas a los que tú u otros os enfrentáis todos los días. Si hay algo en tu vida que te frustre, es probable que haya muchas otras personas que se sientan igual.

Elabora una lista de los diferentes problemas a los que te enfrentas durante el día. Una vez que tengas una lista de unos 10 problemas diferentes, intenta intercambiar ideas de 1 a 3 soluciones diferentes que aún no existen.

Identificando estos puntos débiles y encontrando una solución, estarás bien encaminado para iniciar un negocio de éxito.

3. Aprovecha tus aficiones

No obtendrás muchas ideas de negocios para la ingeniería de cohetes si nunca has construido una maqueta de cohete antes.

Es por eso por lo que es importante observar tus aficiones e intereses al intentar crear una idea de negocio. Es mucho más fácil (y más agradable) construir un negocio en torno a algo que te apasiona.

Si te encanta hacer senderismo, por ejemplo, podrías poner en marcha una empresa de alquiler de equipos de senderismo o una empresa de excursiones de senderismo. Si te gustan los coches, podrías empezar un negocio de «detailing» de coches o un negocio de restauración de coches clásicos.

Sea cual sea la opción que elijas, terminarás siguiendo el recorrido hasta su final porque te preocupa más el resultado.

4. Considera si hay tareas que podrías hacer más fáciles

El problema al que se enfrentan muchos emprendedores cuando piensan en una nueva idea de negocio es intentar crear algo grande. Pero a veces las mejores ideas de negocio son aquellas que resuelven un problema más mundano.

Una excelente manera de idear nuevas ideas de negocio es pensar en formas de hacer que las tareas existentes sean más fáciles o más eficientes.

Por ejemplo, supongamos que eres agente de una inmobiliaria. Podrías encontrar un servicio que ayude a las personas a encontrar el hogar de sus sueños haciendo toda la investigación por ellas.

También podrías iniciar un negocio que ayude a las personas a poner sus casas a la venta o que proporcione recorridos virtuales de las propiedades.

Pensando en formas de facilitar las tareas cotidianas, podrás encontrar muchas ideas comerciales nuevas que tengan el potencial de tener éxito sin todo el esfuerzo mental.

5. Construye a partir de productos o servicios existentes

Si tienes dificultades para encontrar nuevas ideas para un negocio, a menudo ayuda a desarrollar productos o servicios que ya existen. No tendrás la presión de pensar en algo completamente nuevo y puedes centrarte en mejorar lo que ya está ahí fuera. Investiga negocios similares; ¿qué están haciendo bien? ¿Qué se podría mejorar?

Una excelente manera de hacerlo es mirando los servicios o productos actuales que ya estás utilizando y preguntándote «¿Qué pasaría si?» o preguntas similares. ¿Qué pasaría si este servicio estuviera disponible en mi ciudad? ¿Y si este producto fuera más barato/de mejor calidad/más fácil de usar?

Cómo crear tu negocio

Una vez que tengas una idea y sepas que existe una demanda para ella, puedes empezar a hacerla realidad. A continuación, se indican algunos puntos de partida básicos para poner en marcha un negocio.

Estudia el mercado

Sea cual sea la idea que tengas, tu producto o servicio estará dirigido a un grupo específico de personas o a satisfacer necesidades concretas. Es importante que investigues el mercado al que piensas servir. Los resultados de esa investigación serán la base de tu filosofía de servicio al cliente. Decide cómo vas a atender a tus clientes, a través de qué canales, y qué es lo más fácil o accesible para tu base de clientes. La investigación de mercado también es importante para obtener una lectura precisa de los problemas, penurias o dificultades reales a los que se enfrentan tus posibles clientes.

Satisfaz una necesidad

Una vez que hayas encontrado tu mercado y hayas investigado un poco, es el momento de identificar una necesidad específica a la que pienses responder. Por ejemplo, la empresaria Sara Blakely, creadora de Spanx, identificó una necesidad de ropa moldeadora que fuera discreta y cómoda. Ella cubrió esa necesidad con Spanx. Una vez que hayas identificado las necesidades de tu mercado, puedes empezar a crear algo concreto que responda a esas necesidades.

Encuesta a tu base de clientes

Otro paso útil en el proceso creativo es salir y dirigirse directamente a tu base de clientes potenciales. Puedes hacerlo con una campaña de correo electrónico, un foro abierto o una encuesta en línea. Esto puede ayudarte a comercializar más eficazmente y a hacer crecer tu negocio al establecer conexiones y descubrir nuevas necesidades del mercado. Echa un vistazo a la comparativa entre el creador de encuestas en línea gratuito de Mailchimp y los de la competencia.

Crea un presupuesto

Asegúrate de tener en cuenta todos los costes potenciales cuando crees el presupuesto de tu empresa. Hay muchos recursos que pueden ayudarte a hacer cosas gratis o a un coste reducido, como la creación de un sitio web o el diseño de una página de producto. Pero hay cosas que no puedes hacer tú mismo/a. Los costes de la puesta en marcha de un negocio pueden incluir:

  • Producción/fabricación de productos
  • Alquiler de una tienda u oficina
  • Personal
  • Material promocional
  • Alquiler de espacio de almacenamiento o producción
  • Diseño de interiores

Puede ser fácil subestimar el coste de poner en marcha un negocio si nunca lo has hecho antes. Si te abruman los imprevistos, contrata a un asesor financiero que te ayude a elaborar y mantener un presupuesto flexible.

Busca inversores si es necesario

Una vez que hayas establecido tu presupuesto, puedes determinar si conseguir inversores será una opción útil o factible para ti. Los inversores pueden ser un gran recurso para establecer financieramente un nuevo negocio. Sin embargo, también pueden suponer el sacrificio de cierto control creativo. Si vas a buscar inversores, deberás aprender a preparar una presentación.

Sé flexible

Es importante recordar que las ideas de negocio casi nunca son perfectas desde el principio. Ten flexibilidad para ajustar tu plan, tu presupuesto y tus ideas a medida que surjan las necesidades. Sin embargo, trata de evitar los cambios importantes de última hora, porque pueden tener efectos en el futuro.

Establece plazos

Los plazos pueden ser una herramienta útil y pueden ayudar a mantener tus objetivos en el camino. Con unos plazos firmes, puedes ayudarte a ti mismo a mantener los límites, reconocer lo que es plausible e inverosímil para ti, establecer objetivos orientados a los detalles y medir tu éxito.

Pros y contras de emprender

Emprender puede ser gratificante, creativo y una gran alternativa al tradicional horario de 9 a 5. Sin embargo, no es fácil poner en marcha y mantener una pequeña empresa.

Ventajas

Empezar tu propio negocio o convertirte en freelancer tiene algunas ventajas increíbles, como por ejemplo:

  • Ser tu propio jefe
  • Encontrar nichos de mercado sin explotar
  • Llegar a innovar
  • Obtener beneficios económicos
  • Realizarse creativamente

Inconvenientes

Pero junto con los beneficios, hay algunos inconvenientes que pueden experimentar tanto los propietarios de pequeñas empresas nuevos como los experimentados.

  • Incertidumbre sobre el futuro
  • Altibajos financieros
  • Falta de conciliación entre el trabajo y la vida privada
  • Apoyo y recursos limitados

Prepárate para el éxito con tu nueva idea de negocio

Generar una idea de negocio, realizar tu investigación y llevarla a cabo durante el proceso de creación puede ser una opción difícil, pero, en última instancia, gratificante. Si tienes motivación, organización y orientación a la consecución de objetivos, dirigir tu propio negocio puede ser el paso profesional adecuado para ti. Considera las herramientas que pueden ayudarte a alcanzar las alturas empresariales deseadas, como Mailchimp, y pon tu empresa en el camino del éxito.

Suscríbete para recibir más sugerencias de marketing directamente en tu bandeja de entrada.

Comparte este artículo