Entregabilidad del correo electrónico: Por qué es importante y qué hace falta

Aprende a enviar correos electrónicos que llegarán a las bandejas de entrada de tus contactos.

La entregabilidad mide cuántos de tus contactos reciben tus correos electrónicos y es uno de los factores más importantes para el éxito de un marketing por correo electrónico.

Obviamente, para que tu estrategia funcione, la gente necesita recibir primero tus correos electrónicos. De lo contrario, no tiene sentido elaborar un contenido perfecto. Aunque la entregabilidad implica mucho más que crear un público y hacer clic en enviar, no significa que sea complicado.

¿Qué sucede cuando envías un correo electrónico?

Para enviar un correo electrónico, se dan varios pasos técnicos ocultos.

  1. En primer lugar, se redacta un correo electrónico en un servicio como Gmail, Yahoo, Outlook o en una plataforma como Mailchimp.
  2. A continuación, se hace clic en enviar y el mensaje se carga en un protocolo simple de transferencia de correo (SMTP), que transmite el correo electrónico entre servidores.
  3. El SMTP se comunica con un servidor de nombres de dominio (DNS). Un DNS funciona como una especie de libreta de direcciones en línea, que indica al SMTP dónde se encuentra el servidor del destinatario. Si el DNS no puede localizar el servidor correspondiente, le enviará un mensaje de “correo no entregado”.
  4. Una vez que el DNS localiza y se pone en contacto con el servidor correspondiente, los SMTP se transmiten el mensaje entre sí. El SMTP del destinatario decide entonces a dónde pertenece el correo electrónico, si a su bandeja de entrada, a la carpeta de spam o si directamente no se le entrega.

Pero, ¿qué influye en que el SMTP haga llegar tu correo electrónico a la bandeja de entrada de un contacto, lo filtre como spam o lo bloquee? Influyen distintas variables:

  • Proveedores de servicios de Internet (ISP). Los ISP habilitan el acceso a Internet, y cada dirección de protocolo de Internet (IP) está vinculada a uno. Hay muchos ISP diferentes y no funcionan necesariamente del mismo modo. Algunos de los ISP con menos presupuesto y ancho de banda pueden tener problemas con los correos electrónicos más grandes, por ejemplo.
  • Proveedores de servicios de correo electrónico o plataformas (ESP). Todos los ESP tienen diferentes capacidades. La forma en la que se clasifica, muestra y entrega un correo electrónico varía en función del ESP que lo gestiona.
  • Formato. El modo en que se muestra un correo electrónico puede variar considerablemente dependiendo del formato. Por ejemplo, los correos electrónicos suelen tener un aspecto diferente en un smartphone y en un ordenador de sobremesa. Los correos electrónicos también se pueden leer a través de un altavoz inteligente, lo que altera considerablemente la entregabilidad.

Tú no puedes elegir qué ISP, ESP o formato utiliza tu público, pero hay otros factores en los que puedes influir. Estas variables tienen un gran impacto en la entregabilidad:

  • Interacción. Si logras una interacción habitual, esto demuestra que tu público encuentra valor en tus correos electrónicos y eso aumenta la entregabilidad. ¿El secreto de la interacción? Segmentar, comprender e interesar a tu público.
  • Reputación del remitente. Es una puntuación asignada por un ESP a un remitente. Se basa en datos, de forma similar a la clasificación de una página web en los motores de búsqueda. La reputación del remitente se basa principalmente en la interacción de tu público con tus correos electrónicos. Pero también tiene en cuenta la calidad del contenido, la frecuencia de tus mensajes, las tasas de apertura y la autenticidad. Una mala reputación del remitente hará que los ISP bloqueen automáticamente un correo electrónico o lo envíen a la carpeta de spam.

Construye una buena reputación de remitente desde el principio.

Para entrar en las bandejas de entrada, es esencial tener una buena reputación de remitente. Es algo que debe construirse a lo largo del tiempo (y de forma continuada) y debe tenerse en cuenta a la hora de diseñar cualquier campaña de correo electrónico.

Estas son las claves para construir una buena reputación de servidor:

  • Envía la cantidad adecuada de correos electrónicos. Con el tiempo, los ISP identificarán patrones en las tasas de envío y ajustarán sus métricas en consecuencia. Pero un cambio importante, como un aumento repentino y sustancial del volumen y la frecuencia de los correos electrónicos enviados, alertará al ISP de la posibilidad de que este remitente reciba un virus de spam, lo que podría provocar que se deniegue o bloquee.
  • Envía contenido de calidad. El contenido no deseado o irrelevante para tu público corre el riesgo de ser marcado como spam, lo que reduce tu reputación de remitente. Evita esto enviando contenido relevante de calidad para que no se considere spam. Y al proporcionar contenido valioso a tu público, tu tasa de cancelación de suscripción debería mantenerse baja, lo cual es otro factor importante.
  • Obtén aperturas y clics. Cuantas más aperturas y clics reciban tus correos electrónicos, mejor será tu reputación de remitente. Cuando tus correos electrónicos impulsan acciones como hacer clic en tu sitio web, muestran al ISP que tu público valora tus mensajes de correo electrónico.
  • Haz que la conversación continúe. También es una señal muy positiva para los ISP cuando tus contactos responden a tus correos electrónicos. Por ese motivo, debes supervisar las respuestas y responder, y evitar el envío de una dirección de correo electrónico que no pueda recibir respuestas.
  • Crea y gestiona tu público de forma inteligente. Mantener un público limpio y comprometido es vital para mantener una buena reputación de remitente. Asegúrate de que tu público no tiene trampas de spam (direcciones de correo electrónico falsas), suscriptores que no interactúan, usuarios desconocidos o contactos a los que no tienes permiso para enviarles correos electrónicos.
  • Evita los “rebotes duros”. Los rebotes duros se producen cuando envías un correo electrónico a una dirección que no existe. Los ISP tienen en cuenta los rebotes duros en la reputación del remitente, ya que pueden indicar una mala gestión del público. Los “rebotes suaves”, en cambio, ocurren cuando una dirección de correo electrónico tiene un problema temporal, como una bandeja de entrada que está llena. Si estás experimentando muchos rebotes, es posible que tengas que cambiar algo en la forma en que haces crecer tu público. Por ejemplo, podrías instalar un método de suscripción doble para ayudar a validar tus nuevos contactos.
  • Asegúrate de que tu correo electrónico parece legítimo. Todo tu contenido de correo electrónico, incluyendo imágenes y enlaces, será revisado por los ISP para determinar si es o no spam, un intento de phishing o cualquier otro tipo de correo malicioso. Ten cuidado con los enlaces rotos, las faltas de ortografía, la ausencia de encabezado en los correos electrónicos o la exclusión de opciones para darse de baja. Estos errores aumentan las probabilidades de que tu correo electrónico se perciba como spam.
  • Autentica tus correos electrónicos. La autenticación de correos electrónicos es fundamental para la entregabilidad. Este paso vital demuestra que tus correos electrónicos son realmente de tu marca. Es importante mantener una infraestructura segura de correo electrónico y sitios web para generar confianza con los ISP.

Entra en la bandeja de entrada

En última instancia, un público limpio y comprometido que conduzca a una sólida reputación del remitente es el ingrediente clave de la entregabilidad. Presta atención a tus informes de correo electrónico y tus datos de público para asegurarte de que estás enviando a los destinatarios adecuados los correos electrónicos correctos. Conociendo lo que implica la entregabilidad, no hay nada que te impida llegar a las bandejas de entrada.

Escrito por Jenna Tiffany para Mailchimp. Jenna es experta en estrategias de marketing digital.

Comparte este artículo