Ir al contenido principal

¡Hola! Los planes Standard y Essential disponen de prueba gratuita. Suscríbete gratis hoy mismo.

Cómo crear una tienda en línea

Descubre qué pasos tendrás que seguir para crear una nueva tienda en línea con éxito desde cero.

Illustration of human hands and animal hands being raised

Aunque ya trabajes en el escaparate de una tienda física, al añadir el e-commerce a la mezcla, puedes ofrecer valiosos beneficios a los propietarios de empresas. Crear una experiencia multicanal te ayudará a llegar a un público más amplio, hacer que tus productos sean accesibles y, lo más importante, generar más ingresos.

En esta guía, explicaremos cómo poner en marcha una tienda en línea, incluyendo los pasos que debe dar todo empresario de e-commerce para abrir una nueva tienda en línea desde cero.

Qué necesitarás antes de poner en marcha tu tienda en línea

Si tienes pensado poner en marcha una tienda en línea, hay algunos elementos básicos que debes tener en cuenta al construirla. Primero, los componentes técnicos:

Un nombre de dominio

Un nombre de dominio es algo más que la dirección de Internet donde la gente puede encontrar tu sitio web; es la identidad en línea de tu negocio. Te hará parecer más profesional y ofrecerá una credibilidad instantánea a tu público, pero querrás asegurarte de seleccionar un nombre que coincida con tu marca y que sea fácil de recordar para tus clientes.

¿No estás seguro de cómo seleccionar y registrar un nombre de dominio? Nuestras pautas te ayudarán a apuntar en la dirección correcta.

Obtén más información sobre cómo conseguir un nombre de dominio gratuito de Mailchimp y cómo se compara nuestra oferta con las de la competencia.

Un alojamiento web

Un alojamiento web es donde tu tienda "vivirá" en línea: será como un hogar digital para todo tu contenido (como archivos o imágenes). Este es un servicio ofrecido por los proveedores de alojamiento, pero muchos registradores de dominios y creadores de tiendas ofrecen servicios de alojamiento directamente, así que a menudo es fácil eliminarlo de tu lista de tareas.

Un certificado SSL

El SSL (Secure Sockets Layer) es un protocolo de seguridad que permite a tus clientes establecer una conexión segura y cifrada entre su navegador y tu tienda. Lo necesitarás para aceptar pagos, pero no te preocupes, muchos servicios de alojamiento web (o creadores de tiendas en línea) también te pueden proporcionar el certificado SSL.

Después están las cosas más obvias:

Algo que vender

Antes de pensar en cómo poner en marcha una tienda en línea, tendrás que decidir qué tipo de productos deseas vender. Hay muchas cosas que debes tener en cuenta, por lo que debes empezar por hacerte preguntas (e investigar sobre temas) como:

  • ¿Deseas vender tu propio producto hecho a mano?
  • ¿Cuánto cuesta fabricar ese producto?
  • ¿Cuánto le va a costar al cliente?
  • ¿Cuántos productos puedes tener listos en el inventario?
  • ¿Qué diferencia tu producto de otros similares que podrían existir en el mercado?

O quizás prefieras asociarte con un fabricante externo ya establecido, o con un mayorista, y centrarte en el dropshipping (triangulación de envíos). Con el dropshipping, no tendrás que mantener ningún inventario. Cuando un cliente compra un artículo de tu tienda, reenvías ese pedido al un tercero, que empaqueta y envia el paquete al cliente en tu nombre.

Un creador de tiendas

El creador de tiendas es la plataforma que utilizarás para diseñar y crear tu nueva tienda de e-commerce. Hay diferentes creadores de sitios web de e-commerce para elegir, así que tendrás que identificar al creador que te ofrezca la combinación perfecta entre las funciones para tu negocio y un coste que encaje con tu presupuesto.

Más adelante en este artículo, veremos más en detalle algunos puntos importantes que debes tener en cuenta cuando estás buscando al creador de tiendas en línea adecuado.

Paso 1: Decide qué vender en línea

Si ya has creado un producto propio, ya sea una línea de ropa, una aplicación móvil o cualquier otra cosa, estás listo para comenzar. Pero si aún estás a la caza de esa gran idea de producto, deberás tener en cuenta algunas cosas durante la búsqueda.

La inspiración está en todas partes

A veces, la mejor idea llega cuando menos te lo esperas. Quizás se te ocurra mientras haces cola en la cafetería. O tal vez veas algo mientras te mueves por la ciudad que haga fluir tu creatividad. Mantén la mente abierta y no dejes de estar preparado para tomar nota de las ideas (potencialmente rentables) a las que le enfrentas, sin importar cuándo o dónde se aparezca la inspiración.

Identifica las lagunas del mercado

Todos los días, la gente confía en productos que solo existen porque alguien, en algún lugar, identificó una necesidad y se le ocurrió una manera nueva de tratarla. A lo largo de tu día, presta atención a las pequeñas frustraciones habituales que tú (o la gente a tu alrededor) experimentas. Si te parece que algo se puede hacer de una manera mejor, probablemente la haya, y tú podrías ser la persona que la descubra.

Piensa en las tendencias actuales (y futuras)

Muchos vendedores encuentran el éxito al analizar las últimas tendencias (en la cultura pop o en la moda, por ejemplo) y desarrollar un producto que conecte de algún modo con esas tendencias. Piensa en posibles productos que podrían ayudarte a capitalizar las cosas que están de moda en este momento o en la forma en que las tendencias podrían cambiar, para poder ser uno de los primeros en lanzarte al mercado cuando aparezca la próxima gran tendencia.

Encuentra un producto que te apasione

Una tienda en línea requerirá un montón de tiempo y atención, y trabajarás con las cosas que vendes, todo el día y todos los días. Elegir un producto con el que estés familiarizado y del que estés bien informado hará que sea más fácil dirigirte (y vender) a tus clientes, y también te ayudará a seguir motivado y entusiasmado con el funcionamiento de tu tienda.

Descubre qué busca la gente en línea

Los motores de búsqueda como Google y Bing habilitan a millones de personas de todo el mundo a buscar casi cualquier cosa en Internet. Piensa en usar una herramienta como Answer The Public, que agrupa todas las consultas de búsqueda de esos motores y hace que sea fácil identificar las más populares en torno a cualquier palabra clave determinada. Es una excelente manera de tomarle el pulso a Internet y de identificar ideas de productos que ya puedan estar generando mucho tráfico orgánico.

Paso 2: Elegir un creador de tiendas en línea

Una vez que tengas algo para vender, tendrás que encontrar un lugar para comenzar a vender en línea. Como hemos mencionado antes, aunque ya tengas una ubicación física donde vendes tus productos, es importante tener una presencia en línea multicanal, para que puedas llegar a tus clientes independientemente de dónde puedan estar.

La plataforma de e-commerce de Mailchimp, que sitúa el marketing en una posición central, faculta a los comerciantes que quieren tener un control total sobre su negocio en línea, dándoles todo lo que necesitan para comercializar y vender productos de manera efectiva a través de una única ubicación única. Desde una gestión ilimitada del catálogo de productos y de pedidos hasta correos electrónicos masivos y de confirmación, así como anuncios en redes sociales e informes de ventas, Mailchimp tiene todas las características que necesitas para lanzar tu tienda y empezar a ganar clientes.

Si ya tienes un sitio, puedes utilizar nuestras integraciones de e-commerce, incluyendo WooCommerce, BigCommerce y PrestAshop. Conecta fácilmente tu sitio web profesional y bien diseñado con el marketing que te ayudará a convertir a los compradores en clientes. Tanto si eres un experto en tecnología que quiere personalizarlo todo como si quieres una opción fácil de usar, que haga que el proceso de construcción de tu sitio web sea más rápido, es importante tener opciones y encontrar la que más aporte a tu negocio.

Preguntas que debes hacerte antes de seleccionar un creador de tiendas en línea

Independientemente de tu habilidad técnica o de qué tipo de cosas vayas a vender, hay algunas preguntas que todos los potenciales vendedores en línea deberían plantearle a un creador de tiendas sobre cómo empezar una tienda en línea.

1. ¿Incluye un dominio y alojamiento?

Un nombre de dominio de la marca y un alojamiento web son imprescindibles para cualquier tienda en línea, por lo que muchos creadores de tiendas han comenzado a ofrecer estos servicios a los usuarios. Si aún no tienes un dominio ni un alojamiento contratado para tu nueva tienda, seleccionar a un creador que te los proporcione te ahorrará un tiempo muy valioso.

2. ¿Se conecta con otras plataformas de ventas como Amazon o Ebay?

Algunos comerciantes, especialmente los vendedores que ya tienen una identidad de marca, quieren tener la libertad de colocar sus productos en múltiples canales de ventas. Si tu objetivo es expandirte más allá de una tienda online de marca única, busca un creador que ofrezca ese tipo de escalabilidad.

3. ¿Cómo se gestionan el inventario y los envíos?

Si vendes un producto físico, necesitarás acceso a herramientas que te ayuden a realizar un seguimiento de tu inventario y enviar productos a los clientes a tiempo. Algunos creadores de tiendas tienen soluciones integradas disponibles para ayudarte a abordar esas preocupaciones, mientras que otras requieren que busques e instales plugins.

4. ¿Se conecta con las redes sociales?

Las redes sociales, en especial Facebook e Instagram, se han convertido en herramientas de marketing fundamentales para los vendedores en línea. Procura buscar un creador de tiendas que facilite la promoción y el intercambio de tus productos en todos tus canales sociales: es una excelente manera de llegar a nuevos públicos, crear conciencia de marca e impulsar las ventas.

5. ¿Te proporciona también acceso a otras herramientas de marketing?

Tu relación con los clientes no debería empezar y terminar cuando salen de tu sitio o compran algo en tu tienda. A medida que tu negocio crece, necesitarás herramientas como los correos electrónicos de carrito abandonado para recordarle a la gente las cosas que se han dejado en el carrito de la compra y notificaciones y confirmaciones de pedidos para que los compradores sepan que su pedido ha sido procesado y que está en camino.

6. Si has respondido "no" a las preguntas 4 y 5, ¿se integran con otras aplicaciones o servicios que ofrecen esas funciones?

Tu creador de tiendas preferido puede no ofrecer todas las funciones que necesitas para vender tus productos y administrar tu marketing, ¡y no pasa nada!

Si no encuentras una solución digital todo en uno que encaje con tu negocio, existen otros servicios en el mercado, como Mailchimp, por ejemplo, que se integra con muchos creadores de tiendas y te proporcionan las herramientas que necesitas para correr la voz sobre tu negocio y dirigir el tráfico a tu tienda en línea. Con Mailchimp, puedes crear anuncios en Facebook, Instagram y anuncios de remarketing de Google, enviar correos electrónicos de carrito abandonado automatizados, crear notificaciones de pedidos acordes a tu marca, generar recomendaciones de productos personalizadas y muchísimo más.

Paso 3: Crea tu tienda en línea

Una vez hayas elegido el creador de tiendas adecuado para tus necesidades, es el momento de comenzar a diseñar un escaparate virtual que sea único para ti.

1. Selecciona un nombre de dominio

Un nombre de dominio eficaz facilitará a tu público existente encontrar y reconocer tu marca en línea, y también ayudará a definir tu marca para nuevos públicos. Debería ser fácil de escribir y recordar, y no contener jerga actual o regional que lo vinculen con un momento o lugar específicos. Leer más consejos para elegir el nombre de dominio correcto.

2. Selecciona una plantilla

La mayoría de los creadores de tiendas tendrán opciones de plantillas fáciles de usar para ayudarte a ponerte en funcionamiento lo más rápido posible. Examina todas las opciones disponibles y elige el diseño que se ajuste a la idea que tienes para tu nueva tienda. Piensa en los elementos de diseño que deseas que tenga tu tienda y en cómo deseas que los clientes naveguen por tus productos.

3. Añade tus productos y empieza a vender

Al construir tu página de producto, asegúrate de incluir el nombre del producto, precio, color, dimensiones, peso y cualquier otro detalle que ayude a los clientes a tomar su decisión final de compra. También es importante incluir una descripción interesante del producto e imágenes atractivas que ayuden a darle vida. Aprende a diseñar una página de producto que venda.

4. Determina qué métodos de pago aceptarás

Existen diferentes opciones de pago disponibles para los vendedores de e-commerce, incluyendo Stripe. Antes de tomar tu decisión, dedica un tiempo a ver cómo funcionan los pagos en línea, cuánto te costará cada opción de pago por transacción y si hay alguna limitación para que sean aceptados en todo el mundo.

5. Piensa en la ejecución del pedido

Una vez que hayas añadido productos a tu tienda y decidido cómo te pagará la gente, también tendrás que determinar cómo vas a hacer llegar esos productos a tus clientes.

Si vendes un libro electrónico, guía de marketing, archivo de arte u otro tipo de producto digital, puedes proporcionar a los clientes un enlace de descarga en tu sitio o enviarlo por correo electrónico inmediatamente después de la compra. Si vendes productos físicos, tendrás que escoger un método de envío y decidir a qué países envías, qué tipo de embalaje usarás y cuánto cobrar por gastos de envío.

Paso 4: Prueba tu tienda en línea

Nunca tendrás una segunda oportunidad de causar una primera buena impresión a tus clientes, así que asegúrate de probar minuciosamente todos los elementos de la experiencia de compra y pago, antes de que el primer cliente entre por tu puerta virtual.

1. Previsualiza tu tienda en diferentes navegadores y dispositivos

Nunca se sabe cómo o cuándo van a visitar los clientes tu tienda en línea, por lo que es buena idea estar preparado para cualquier cosa. Antes de empezar a dirigir el tráfico a la tienda, intenta acceder a él desde tantos navegadores web (y desde tantos dispositivos) como te sea posible. Esto te ayudará a estar seguro de que la tienda tiene buen aspecto y es fácil de navegar para tu público, tanto si la están visitando desde su ordenador de sobremesa o desde una tableta o dispositivo móvil.

2. Realiza un pedido de prueba

Asegúrate de que todo el proceso de pago funciona según lo previsto, por la misma ruta que seguirán los clientes: visita tu tienda, añade un artículo al carrito y, a continuación, realiza la compra.

Durante el camino, deberás confirmar que el precio del artículo que hay en el carrito es correcto, que todas las opciones de envío, tarifas e impuestos aplicables están claramente establecidas (y claras), y que los pagos se procesan correctamente después de completar el pedido. Si tienes previsto ofrecer promociones especiales o códigos de descuento para los clientes durante el lanzamiento, también debes asegurarte de que funcionan correctamente.

3. Revisa tu bandeja de entrada para ver el correo electrónico de confirmación de pedido

Después de realizar un pedido, dirígete a tu bandeja de entrada de correo electrónico para asegurarte de que recibes un mensaje de confirmación de pedido y que toda la información del correo electrónico es correcta.

Si has conectado tu tienda a Mailchimp y tienes la intención de utilizar nuestra función de notificaciones de pedido, también tendrás que comprobar que has deshabilitado los correos electrónicos de estado del pedido que vienen por defecto en el constructor de tiendas, para evitarles la redundancia a tus clientes.

4. Revisa el proceso de reembolso

Sea lo que sea lo que vas a vender, es muy posible que uno de tus clientes te pida un reembolso o cancele su pedido. Al probar el proceso de reembolso antes de que tu tienda se abra al público, estarás preparado para emitir reembolsos rápida y profesionalmente, en caso de que necesites hacerlo en el futuro.

Paso 5: Empieza a promocionar tu tienda en línea

Una vez estés seguro de que tu tienda está lista para tus primeros clientes, es el momento de pensar en cómo puedes hacer publicidad para dar a conocer tu marca y atraer a los visitantes. En esta sección, descubriremos algunas de las herramientas de marketing que pueden ser particularmente útiles para los vendedores en línea, y todas se pueden usar con Mailchimp.

1. Promociona tu tienda en redes sociales

Cuando estés listo para dar la bienvenida a tus clientes, corre la voz y comparte un enlace en Twitter, Facebook e Instagram, o en cualquier otro lugar en el que puedas encontrar a tus amigos, fans y a otros posibles clientes. Elabora anuncios personalizados en Facebook e Instagram que se dirijan a segmentos específicos, como por ejemplo a las personas que estén dentro de un determinado rango de edad o que vivan en un lugar determinado. Estos anuncios te pueden ayudar a ampliar tu público y atraer más tráfico a tu tienda.

2. Ofrece incentivos para atraer a clientes

Los incentivos son una gran manera de generar emoción dentro de tu público y de animar a la gente a comprar en tu tienda. Puedes compartir un código promocional con los nuevos clientes para premiarles con envíos gratuitos o con un descuento en su próxima compra. O puedes anunciar un concurso y dar a tus primeros 50 clientes la posibilidad de ganar un regalo único o un paquete con un premio especial. ¡Sé creativo!

3. Comienza a crear una lista de correo electrónico

El marketing por correo electrónico es una forma eficaz de construir un público, mantenerlo comprometido y obtener una valiosa información, que te ayudará a crecer en el futuro. Piensa en añadir un formulario de suscripción a tu sitio web o en recopilar direcciones de correo electrónico de los clientes cuando compran en tu tienda para, a continuación, enviarles correos electrónicos de agradecimiento por su colaboración, compartir actualizaciones sobre tus últimos productos y mucho más. Después, podrás revisar tus informes de correo electrónico y descubrir qué tipo de contenido lleva a más aperturas, más clics y más compras en tu tienda.

4. Crea anuncios de remarketing de Google

Si alguna vez has visitado un sitio web y luego has empezado a ver anuncios del mismo sitio que exploraste en otros lugares de la web, existe la posibilidad de que ya te hayas encontrado con los anuncios de remarketing de Google. Este tipo de publicidad te permite mantener tu negocio como primera opción, al mostrar anuncios específicos a las personas que han visitado y abandonado tu tienda. Estos anuncios son una manera formidable de aumentar el tráfico y de volver a captar ventas de los clientes, independientemente de dónde se encuentren en la web.

Comparte este artículo